Mafia en todas las salsas | Cultura | EL PAÍS

Origen: Mafia en todas las salsas | Cultura | EL PAÍS

Imagen promocional de 'Gatta Cenerentola'.
Imagen promocional de ‘Gatta Cenerentola’.

La mafia se infiltra en todo. Allá donde percibe una oportunidad, se introduce furtiva. Sus raíces, antaño confinadas al sur de Italia, llegan hoy muchísimo más allá: hasta se detectó dinero de la camorra en la reconstrucción de las Torres Gemelas tras el 11-S. Empresas, ayuntamientos, jueces: no hay terreno que le resulte ajeno. Este año, la camorra se prepara a invadir también el festival de Venecia. No a golpes de sobornos, claro está, sino protagonizando películas. Y, una vez más, ha apurado las opciones. En sus distintos apartados, La Mostra presenta camorra en todas las salsas: un musical, un filme de animación, una experiencia de realidad virtual o un drama basado en hechos reales, entre otros. ¿Pura coincidencia o renovación del relato criminal?

MÁS INFORMACIÓN

“El ‘género’ El padrino, con la parábola descendiente de un chico que se acerca a la mafia y luego se derrumba, ha producido películas extraordinarias, pero quizás sea limitado. Es como si se hubiera saturado”, asevera Marco Manetti, director, junto con su hermano Antonio, de Ammore e Malavita, musical que opta al León de Oro con sus camorristas que cantan y bailan. Lo cierto es que cine y televisión llevan décadas exprimiendo temores y fascinaciones que despiertan los mafiosos. Por poner el último ejemplo, la serie Gomorra lleva dos temporadas y dos récords como la más vista de la historia de los canales de pago en Italia.

Medio país asistía desde su salón a las andanzas criminales de Ciro El Inmortal. En Venecia, en cambio, se podrán ver en primera persona. Gomorrah VR – We Own the Streets lleva el universo de la serie a la realidad virtual: el espectador será trasladado a las calles de Scampia, y rodeado de los escalofriantes tipos que pueblan la serie. ¿Habrá éxito más allá del formato tradicional? La Mostra tratará de descubrirlo. “La mafia es uno de los principales problemas del país, un cáncer que no se consigue extirpar. Que el cine italiano afronte este problema demuestra que es capaz de estar en sintonía con la realidad que lo rodea”, defiende Alberto Barbera, director del festival.

“Nápoles escenifica los temas clásicos del relato humano. Su imaginario no tiene nada que envidiar al género fantástico, y en ese sentido se puede explotar. Existe el riesgo, eso sí, de que al final del viaje solo queden estereotipos”, advierte Alessandro Rak, codirector de Gatta Cenerentola. Su cuento de hadas oscuro y animado, donde un boss lucha por evitar el cambio y mantener el statu quo, se verá en el apartado Horizontes. Y fuera de concurso se proyecta Nato a Casal di Principe, sobre la historia real de Amedeo Letizia, cuyo hermano fue raptado por la mafia en los ochenta. Jamás regresó.

Deja un comentario