Las Galerías Dalmau, ‘reabren’ en internet | Cataluña | EL PAÍS

Origen: Las Galerías Dalmau, ‘reabren’ en internet | Cataluña | EL PAÍS

Entre 1911 y 1930 impulsó las vanguardias artísticas en Barcelona, expuso y apoyó a artistas como Miró, Dalí, Picasso y Picabia

Duchamp, Picabia, Gleizers, Delaunay, Van Dongen, pero también Torres-Garcia, Gris, Picasso y Dalí expusieron en Barcelona gracias a la visión abierta del marchante y pintor (expuso en el templo modernista de Els Quatre Gats) Josep Dalmau. Este emprendedor fue el propietario de las galerías del mismo nombre —que entre 1911 y 1930, primero en la calle del Pi, luego en Portaferrisa y, al final, en el Paseo de Gràcia—, fueron el foco de las vanguardias históricas en Barcelona y por extensión de Cataluña, además de impulsor de nuevos artistas y nuevas corrientes.

La documentación de las Dalmau fue adquirida por el historiador del arte y crítico Rafael Santos Torroella y su mujer Maite Bermejo. Tras el fallecimiento de la pareja, en 2014, el Ayuntamiento de Girona se quedó con el fondo artístico reunido por Santos y recibió la donación del archivo y la biblioteca por parte de los descendientes de Bermejo; una documentación que tiene como parte fundamental los papeles y documentación de la galería barcelonesa y que ahora pueden consultarse libremente por internet.

Portada del catálogo de la exposición de Dalí en 1925.
Portada del catálogo de la exposición de Dalí en 1925.

A Dalmau hay que reconocerle su buen ojo para captar las nuevas corrientes artísticas. Y que no le daban miedo las críticas. Por eso, en 1912, al año siguiente de ‘nacer’ el arte cubista en una exposición en París, que estuvo marcada por la polémica, no dudó en traer el nuevo arte a Barcelona reuniendo obras de Gris, Agero, Gleizes y Duchamp, entre otros muchos, y organizando la primera exposición cubista fuera de París.

Esta galería es la que celebró las primeras exposiciones individuales de dos artistas universales como son Joan Miró (en 1918), que fue tildado de loco y no vendió casi ninguna de las cerca de 200 obras que expuso. También expuso a Salvador Dalí, en 1922 por primera vez y en 1925 con su primera individual. En la segunda se pudieron ver cuadros como Muchacha en la ventana, hoy en el Reina Sofía de Madrid, una de las muchas pinturas inspiradas en su hermana Anna Maria, su modelo en estos momentos de juventud, antes de la llegada en 1929 de Gala. Dalí cosechó tal éxito que dos años después repitió con nuevas obras En el caso de Miró, además, Dalmau fue el que impulsó su carrera internacional organizando una exposición en París en 1921, que se saldó con un gran fracaso de ventas, pero representó el primer intento de exportación de la pintura catalana en el extranjero.

La sala grande de las Galeries Dalmau durante una exposición de Rafael Barradas en 1925.La sala grande de las Galeries Dalmau durante una exposición de Rafael Barradas en 1925.

En 1922, las Dalmau acogieron una exposición con 46 obras de Francis Picabia, con un catálogo editado por André Breton. Dalmau también colaboró con la edición de la revista del artista 391.

El fondo accesible está constituido unas 800 piezas (de los 30.000 del fondo Santos Torroella), entre textos, fotografías, prensa —sobre todo críticas de las exposiciones—, además de los catálogos e invitaciones y cartas entre el galerista y los artistas. Un fondo de primer orden para conocer este periodo desde la vertiente del mercado del arte, no solo barcelonés sino mundial, de las primeras décadas del siglo XX. De Josep Dalmau, aparte de los documentos que ahora se han hecho públicos, se conserva un impresionante retrato que pintó en 1911 Méla Mutermilch (en el MNAC), el mismo año en el que expuso esta artista en Barcelona, en las Galerías Dalmau.

Deja un comentario