Religiosos belgas contra el Vaticano: aplicarán la eutanasia en sus hospitales | Blog Mundo Global | EL PAÍS

Origen: Religiosos belgas contra el Vaticano: aplicarán la eutanasia en sus hospitales | Blog Mundo Global | EL PAÍS

El Papa Francisco posa con obispos hondureños durante una visita, la semana pasada.El Papa Francisco posa con obispos hondureños durante una visita, la semana pasada. AP

Los Hermanos de la Caridad belgas han sido advertidos de que pueden ser excomulgados

El derecho a una muerte digna en Bélgica, donde la eutanasia es legal, amenaza con provocar un duro enfrentamiento entre una orden religiosa y el Vaticano. La Hermandad de la Caridad, una congregación belga que gestiona 15 hospitales psiquiátricos y atiende a más de 5.000 pacientes, ha anunciado que seguirá ofreciendo la eutanasia a enfermos mentales aunque no estén en fase terminal pese al ultimátum llegado desde Roma para que cambien de postura. “Creemos firmemente que somos coherentes con la doctrina de la Iglesia Católica. Tenemos en cuenta el cambio y la evolución de la sociedad”, defienden sus responsables.

La decisión de la orden de aceptar la aplicación de la eutanasia se produjo en abril, y generó una reacción inmediata en las más altas instancias del Vaticano y de la propia hermandad en Roma. El superior general de la congregación en la capital italiana, René Stockman, se ha erigido en el principal crítico de la medida, e informó de que el Papa Francisco había aprobado personalmente dar de plazo hasta finales de agosto para que dieran marcha atrás bajo la advertencia de posibles sanciones que pueden llevar incluso a su excomunión.

“El sufrimiento continuo y la desesperanza son a menudo inherentes a los problemas psicológicos y exige de cuidados sanitarios. ¿Qué criterios se utilizarán para hacer excepciones y ver inútil seguir con un procedimiento médico? Uno de los mayores problemas de la eutanasia es su arbitrariedad”, reprueba Stockman. La posición de los hermanos belgas tampoco está bien vista por los obispos de su país, dado que es contraria a la doctrina oficial de la Iglesia sobre la eutanasia, basada en el respeto a la vida en todos los supuestos.

Aunque no fue hasta abril cuando incluyeron la eutanasia como opción entre las paredes de sus hospitales, la congregación tampoco mantenía con anterioridad una actitud de oposición a esta práctica. Atendían las peticiones de los enfermos y las solicitudes se derivaban a otros centros médicos. En 2016 recibieron 12 demandas de este tipo, de las cuales 10 fueron retiradas en el transcurso del proceso y las otras dos culminaron en la aplicación de la eutanasia al enfermo en instituciones ajenas a la orden. Hasta ahora no han realizado ninguna en sus hospitales. Su labor en el ámbito de las dolencias mentales tiene una gran relevancia en Bélgica, donde nació la orden en 1807. Según sus datos, en sus hospitales son atendidos el 30% de los enfermos de todo el país, y además gestionan numerosas escuelas, sobre todo en Flandes.

Los responsables de la hermandad se enfrentan ahora a un posible castigo por llevar la contraria a los estamentos eclesiales, pero esa posibilidad no les ha hecho cambiar de idea. “La protección de la vida sigue siendo una de nuestras prioridades, pero también el respeto a la autonomía del paciente, incluso cuando no quiere vivir más. No aprobamos la eutanasia como acto, pero respetamos la petición y creemos que permitirla es un acto de caridad”, afirmó Raf de Rycke, responsable de la congregación en Bélgica, en declaraciones al diario flamenco De Morgen.

Más tajante fue el antiguo presidente del Consejo Europeo Herman Van Rompuy, también parte de la junta directiva de los hospitales. “Los tiempos del Roma locuta, causa finita pertenecen a un pasado lejano”, dijo a modo de crítica aludiendo a la frase con que se cerraban los asuntos que no admitían más discusión en el Imperio Romano. Pero desde los altos cargos de la hermandad en Roma insisten en que la vida debe tratarse como un regalo, y ponen en duda la lucidez de los enfermos para saber qué quieren realmente. “Debemos preguntarnos seriamente si los pacientes psiquiátricos están en condiciones de tomar decisiones razonables”, señaló Stockman en una respuesta de cuatro páginas a la controvertida medida aprobada por la hermandad.

La eutanasia es legal en Bélgica desde 2002. El año pasado 2.025 personas decidieron acabar con su vida voluntariamente con ayuda médica, un 2% de todos los fallecidos en el país. La cifra es la más alta desde que se convirtió en legal, pero se ha estabilizado tras unos primeros años de meteórico ascenso. Desde 2014 las leyes belgas también contemplan que un menor pueda solicitar la eutanasia, aunque la primera se aplicó en 2016.

Deja un comentario