‘Blade Runner 2049’ replica el mito | Cultura | EL PAÍS

Origen: ‘Blade Runner 2049’ replica el mito | Cultura | EL PAÍS

Ryan Gosling protagoniza la continuación de una película icónica de la cultura. “He tenido que procesar la idea de formar parte de algo inmenso”, afirma

Ya no queda nada sagrado en el cine. De todo se pueden hacer remakes, segundas partes, nuevas adaptaciones, rebootsspin offs y cualquier palabro que se le ocurra a Hollywood. Si hasta de Casablanca se rodó una versión futurista con Pamela Anderson (Barb Wire), era plausible que hubiera una continuación de Blade Runner, una vez acabados los distintos lanzamientos comerciales de su versión sin voz en off, del montaje del director, de… “Bueno, yo llevo preparándome toda la vida”, confiesa Ryan Gosling (London, Ontario, 1980). “La película se estrenó cuando yo tenía dos años. E influyó en la cultura en la que yo crecí. La vi a los 12 años y me dejó impactado. Se convirtió en parte de mí, porque con 20 años me hice preguntas sobre el futuro que están en Blade Runner. Me mudé a Los Ángeles, me convertí en actor y viví en el Downtown, muy cerca del edificio Bradbury. Un día me entrevisté con Ridley Scott, que me adelantó partes de la historia por si me interesaba, y mientras procesaba el concepto de formar parte de algo inmenso, ya estaba en Budapest rodando junto a Harrison Ford”. A Gosling le ha tocado heredar en Blade Runner 2049, dirigida por Denis Villeneuve, el detective protagonista de la película, el oficial K, muy similar en vestimenta, soledad y melancolía al mítico Rick Deckard, que vuelve a la pantalla porque en este siglo XXI a Ford  -presente también en la promoción en Madrid del filme junto a Ana de Armas– le gusta recuperar sus personajes.

VILLENEUVE, EL DIRECTOR PERFECTO

La carrera del canadiense Denis Villeneuve es pasmosa. No tiene película mala. A la vez en todas sabe llegar al gran público, y anclarse con el aquí y el ahora de cada espectador. “Pasará lo mismo con Blade Runner 2049? “Claro, pero es que además la primera ya hablaba cara a cara con la audiencia sobre cómo el ser humano encara circunstancias adversas y cómo se comporta con otros seres humanos. Dicho eso, esta es una película de Villeneuve, con su enorme respeto por los hombres, Ridley estuvo para ayudarle, pero Denis ha seguido sus instintos. Es un director admirable”.

¿Cómo fue leer la continuación de un título de culto? “En mi caso todo depende de la conexión con el libreto. La primera vez que leí el guion de Blade Runner 2049me perdí en la historia, me sumergí atrapado por la inmensa apuesta visual y a la vez íntima reflexión sobre la vida de unos personajes complejos”. ¿Le pasa habitualmente? “Busco trabajar con directores ambiciosos, que me dejen colaborar en sus visiones cinematográficas”. Ya, pero como contaba su película anterior, La La Land,todo eso es muy bonito, y todo actor lo busca. Ahora  bien, si no hay suerte… Por primera vez, Gosling se ríe: “Lo sé, lo sé. Es verdad. Lo que hago es sentir que conecto con el guion, con el director, entender lo que estás haciendo, sentir las emociones de tu personaje. Luego ya…”.

EL ACTOR QUE NO ENCARNA SUPERHÉROES

Ryan Gosling, como todos, tiene un pasado. Empezó en la tele en enero de 1993 en el Club Disney,y como estaba lejos de su Ontario natal, vivió durante dos años en casa de la familia de uno de sus compañeros de programa, Justin Timberlake. Cogió experiencia como protagonista de la serie El joven Hércules y ahí comenzó su despegue cinematográfico, mezclando títulos más olvidables -categoría en la que entra el taquillazo El diario de Noa- con dramas como El creyente, Half Nelson o Lars y una chica de verdad. Hoy es de los poquísimos actores de categoría A, de los grandes (ahí están La La Land, Los idus de marzo, Drive, Blue Valentine), que no está metido en ninguna saga de ciencia-ficción o de superhéroes. “Por ahora no he sentido conexiones de ninguna de las propuestas con mis experiencias vitales. Tengo familia [dos hijos con la actriz Eva Mendes], así que mucho me tiene que importar el filme como para alejarme de ellos… ¿Y no crees que mis trabajos con Nicolas Winding Refn están construyendo el arquetipo de un moderno superhéroe?”, remata a carcajadas. ¿Habrá segunda parte de Drive? Porque en novela ya existe. “No creo. Nic y yo hablamos de ello, pero el material no nos gusta mucho. Y sería romper el misterio del personaje”.

Su siguiente paso tiene marchamo especial: encarnará a Neil Armstrong en First Man. “La investigación está siendo maravillosa, inspiradora. Y me gustaría calificarlo como superhéroe de carne y hueso”.

Gosling ha aparecido con el tipico jersey regalo de una abuela en Navidades. Ni él sale bien parado en elegancia con esa prensa. Lo suyo es otra cosa: encarnar hombres difíciles, complejos, nada de guapitos planos. “En Blade Runner se mostraba un tipo de héroe muy distinto del habitual en la pantalla. “Era una de las preguntas claves que planteaba la primera parte, que inquiría al espectador sobre las diferencias, a veces mínimas, entre héroes y villanos”, recuerda Gosling. “No puedo decir mucho más, porque creo que el espectador debe disfrutar de la experiencia como yo lo hice la primera vez que leí el guion. Han pasado 35 años y merece la pena esperar a la pantalla”. Con ello justifica también que los periodistas que entrevistan a los actores solo hayan podido ver parte del filme: hace diez días The New York Timesreveló un spoiler, un detalle clave para la trama, y los productores enfurecieron: hasta pocos días antes del estreno, el 6 de octubre, nadie más verá íntegra Blade Runner 2049.

Así que son los actores quienes proporcionan la información: “¿Qué podemos contar? Pues que Ford encarna de nuevo a Rick, que el trabajo de los blade runners, los cazarreplicantes, se ha vuelto más complicado porque el contexto ha cambiado. Ahora son parias, realizan un trabajo que nadie quiere afrontar. Mi personaje lleva una existencia solitaria, sin conexiones humanas. Y en este arranque de la película explora sus emociones para intentar ser algo más que su trabajo”. Gosling no tiene problemas en responder a una pregunta fundamental: ¿Blade Runner 2049 es la segunda parte de qué versión de la primera? Porque hay pequeñas variaciones visuales en alguna que sin embargo cambian por completo al personaje de Deckard. “Continúa la historia de la versión del director”. A buen entendedor…

HARRISON FORD ASEGURA QUE SE MANTIENE EL TONO DE “PESADILLA EXISTENCIAL”

Harrison Ford, Ana de Armas y Ryan Gosling, presentando 'Blade Runner 2049'.Harrison Ford, Ana de Armas y Ryan Gosling, presentando ‘Blade Runner 2049’. CLAUDIO ÁLVAREZ

G. B. / AGENCIAS

“Lo que ha pasado con él es parte del misterio”, respondió ayer Harrison Ford a cómo encontró a su personaje de cazador de replicantes Rick Deckard 35 años después de la original Blade Runner. El popular actor, de 75 años, concede que el filme mantiene el tono “noir” y de “pesadilla existencial” que tenía la primera, pero preocupado por la promoción, matiza: “No confundamos terrible con aburrido, no es un paseo por el parque pero hay tensiones, misterio”.

Los hechos suceden 30 años después de la primera película, ambientada en 2019. Un nuevo cazador de replicantes, el agente K (Ryan Gosling), desentierra un antiguo secreto que podría sumir en el caos lo que queda de la sociedad. El guion es de Hampton Fancher, que adaptó también la película original de la novela de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejaseléctricas?, y de Michael Green. Cuenta con nuevos personajes que han sido interpretados por Ana de Armas, Robin Wright o Jared Leto.

Ana de Armas destacó ayer en Madrid que su personaje es “fuerte y complejo”. “Es la amante del agente K, su mejor amiga y la única persona en la que puede confiar. Ella le empuja a que busque esas respuestas que necesita saber”, señaló.

Estrenada en 1982, Blade Runner no funcionó en taquilla en su momento pero con el tiempo se convirtió en una película de culto, que se movía entre el cine negro y la ciencia-ficción, y planteaba cuestiones adelantadas a su tiempo sobre qué significa ser humano, las clases sociales, la ingeniería genética o el cambio climático.

Deja un comentario