La concejala de Feminismos se desmarca del cartel de la Mercè

Laura Pérez considera que la ilustración de Mariscal “reproduce un estereotipo de mujer que no representa a Barcelona”

Helena López / Barcelona

Los dos carteles de la Mercè, el de la fiesta alternativa y el de la oficial. / EL PERIÓDICO

El cartel de la fiesta alternativa organizada por los ‘casals’ de jóvenes de la ciudad se revuelve contra el oficial

Origen: La concejala de Feminismos se desmarca del cartel de la Mercè

Tampoco lo esperaban, aseguran, pero Sandra, Anna y Paula, las jóvenes de Nou Barris que este verano respondieron en este diario al cartel de la Mercè, no han recibido ninguna llamada del consistorio, pese a ser todas parte activa del tejido asociativo del distrito. De hecho, el programa de mano de la fiesta mayor que estos días se distribuye sigue reflejando los estereotipos que las jóvenes criticaban. “[La Mercè es] una chica joven, guapa, dotada de la belleza barcelonesa, que por la cara que hace podría vivir perfectamente en Nou Barris” y “va a la moda, con un tatuaje en el brazo con el perfil de la estatua de Colón que es la envidia de sus amigas” (frases textuales recogidas en la página cinco de la guía de la fiesta, que abrirá este viernes con el pregón de la filósofa Marina Garcés).

Pese a esa aparente falta de reflexión, la concejala de Feminismos del Ayuntamiento de Barcelona, Laura Pérez, hace autocrítica. Asegura sin paños calientes sobre el cartel de Mariscal: “No es mi cartel”. “Reproduce un estereotipo de mujer que no representa a Barcelona, y no está para nada alineado con las políticas de género que está haciendo este ayuntamiento”, afirma contundente la concejala. “Este cartel es un indicador muy claro de que la industria cultural es un sector que se resiste a introducir la perspectiva de género. Y está muy bien que se abra el debate”, prosigue la edila, quien va más allá: “El problema de esa falta de perspectiva no está solo en el cartel. También en la programación. Tenemos que aprender de esto. El año que viene no puede volver a pasar”, concluye.

Los ‘casals’ de la ciudad han respondido, también, con el cartel de su fiesta alternativa a la Mercè –la Mertxe-, que celebran este sábado en el Fort Pienc. “Cuando vimos el cartel de Mariscal y leímos que había bautizado a su protagonista como la Merche, a la que calificó como ‘la choni ideal’, tuvimos claro que el cartel de nuestra Mertxe de este año tenía que ser una respuesta”, señala Sandra, coordinadora de proyectos del Casal de Joves de la Prosperitat. “‘Nuestro Mariscal’ lo tenía claro -prosigue la joven-; le dimos libertad para hacer el cartel que quisiera, y la verdad es que el resultado ha gustado mucho a todo el mundo”.

Una lleva a Colón, la otra, ‘Stop desahucios’

El cartel de la ‘otra’ Mercè es también “una chica de barrio”, pero está en las antípodas de la protagonista del oficial. Mientras de los pendientes de la Merche de Mariscal sale un vagón de tren -“para fomentar el uso del transporte público”-, la oreja de la Mertxe tiene una enorme dilatación en el lóbulo. Los elementos que adornan el cuerpo de los dos personajes reflejan también dos universos muy lejanos. Mientras una luce una estatua de Colón, la otra lleva eslóganes como ‘ens volem vives’ o ‘stop desahucios’, así como la bandera antifascista.

Aunque, lo que más diferencia las dos imágenes es la actitud de su protagonista. Mientras la oficial sonríe con el teléfono móvil en la mano, la alterativa frunce el ceño enfadada, y hace fuerza con el brazo en un guiño al icónico ‘We can do it’ creado durante la segunda guerra mundial y recuperado por la lucha feminista en la década de 1980.

“Los códigos de una generación”

Mariscal, para quien este es el segundo cartel de la Mercè -firmó el primero en 1987-, no ha tenido ningún problema en hablar también sobre el cartel alternativo. “Está muy bien. Tiene los códigos de una generación nueva. Representa muy bien a un tipo de jóvenes”, señala el diseñador, quien defiende que su diseño quiere reflejar “algo mucho más abstracto” que es Barcelona, “todos los públicos de la fiesta, desde los niños a los ancianos”. “Mi cartel quiere reflejar las diferentes ideologías que conviven en la ciudad”, señala el padre de Cobi, quien también asegura que el guiño a Nou Barris pretendía “reflejar la descentralización”, y que el hecho de que la Mercè sea “una chica joven y guapa” era una forma de seguir con la tradición iniciada el año pasado con el cartel de Gallardo, a ojos de Mariscal “el mejor de la historia de la Mercè“.

Una anécdota. La teniente de alcalde y concejala de Nou Barris, Janet Sanz, cambió hace unos días la imagen de perfil de su cuenta de Twitter. En la nueva, aparece frente a una de las versiones de La Mercè antimachista de Gallardo, curiosamente también una versión del ‘We can do it’.

La Mertxe, que este año llega a su sexta edición, se celebrará este sábado a partir de las 12 del mediodía en la Meridiana con Lepant. La descentralización de las fiestas no la ha inventado el ayuntamiento en los dos últimos años. Los ‘casals’ celebran su Mertxe cada año en un barrio distinto, y este le toca al Fort Pienc.

Deja un comentario