Metáfora sobre la hipocresía | Madrid | EL PAÍS

Origen: Metáfora sobre la hipocresía | Madrid | EL PAÍS

Roberto Santiago busca modificar la concepción histórica de la mujer en ‘El lunar de Lady Chatterley’

La actriz Ana Fernández, en 'El lunar de Lady Chatterley'.
La actriz Ana Fernández, en ‘El lunar de Lady Chatterley’. TEATRO ESPAÑOL

Constance Chatterley entra sola a la sala del tribunal, compuesto únicamente por hombres, y dispuesta a defenderse de la demanda presentada por su marido, sir Clifford Chatterley. Constance prescinde de abogados que hablen en su nombre y arrasa con un discurso feminista lleno de pasión, coraje y verdad que denuncia la situación de las mujeres de entonces —principios del siglo XX— y de ahora. Interpretada por Ana Fernández y dirigida por Antonio GilEl lunar de Lady Chatterleyse estrena el jueves en el Teatro Español donde podrá verse hasta el 8 de octubre. El creador del texto, Roberto Santiago, rescata a la protagonista de la novela El amante de Lady Chatterley (1928), de D. H. Lawrence —prohibida durante 30 años en Reino Unido—, y lo sitúa en un “posible juicio” posterior al relato del autor inglés.

El lunar de Lady Chatterley es una visión femenina del mundo frente a la masculina y un homenaje a las mujeres y su lucha a lo largo de la historia. “Me enamoré del personaje desde el primer momento, una mujer inteligente y valiente que desafía las reglas sociales y reclama sus derechos”, cuenta Ana Fernández, muy aplaudida por la crítica. La actriz rompe la cuarta pared del teatro para dirigirse a un público que bien puede ser el tribunal que juzga a Lady Chatterley o incluso su marido.

“Como actriz también estoy siendo juzgada y eso me une más a ella”, explica la protagonista, para quien la novela de Lawrence se prohibió porque este personaje amenazaba con romper los modelos establecidos en la época. “Esos modelos no han cambiado tanto, nada más hay que ver cuántas mujeres mueren al año hoy a manos de sus parejas o exparejas. Más que a causa del terrorismo”, lamenta.

Un monólogo cargado de humor, ironía y provocación que habla de justicia, igualdad, libertad, sexualidad y del poder del dinero sobre todas estas cuestiones. “Lady Chatterley es una mujer adelantada a su tiempo que nos descubre, con su inteligencia caótica y creativa, su mundo personal, sus pasiones, su visión particular del ser humano y, sobre todo, de los hombres”, dice su director, Antonio Gil. Un constante juego de palabras que cuestiona también la doble moral de la sociedad. “El lunar tiene un doble sentido, es una metáfora sobre la hipocresía social”, explica Santiago.

El lunar de Lady Chatterley se estrenó el pasado enero en La Fundición de Sevilla. El texto que da origen a este montaje fue escrito para el ciclo Mujeres de papel del Nuevo Teatro Fronterizo. Un proyecto, liderado por José Sanchis Sinisterra, que reunió a dramaturgos consagrados y emergentes para escribir monólogos inspirados en personajes femeninos, a menudo, heroicos, de la narrativa del siglo XX.

“La idea era modificar la percepción histórica de la mujer, siempre condenada a un segundo plano. Entre ellas se encontraba, por supuesto, Constance Chatterley, una heroína subversiva e inconformista que hace uno de los mayores descubrimientos que un ser humano puede hacer en su vida: el de su propio cuerpo”, explica Santiago. Y concluye: “Aunque no es necesario haber leído la novela previa para ver esta función y empatizar con el personaje”.

Deja un comentario