La ex primera ministra de Tailandia, condenada en rebeldía a cinco años de prisión | Internacional | EL PAÍS

Origen: La ex primera ministra de Tailandia, condenada en rebeldía a cinco años de prisión | Internacional | EL PAÍS

El Tribunal Supremo acusa a Yingluck Shinawatra, que huyó del país, de negligencia en un programa de subvención al arroz

La ex primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, en Bangkok en enero de 2017.
La ex primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, en Bangkok en enero de 2017. NARONG SANGNAK EFE

El Tribunal Supremo de Tailandia ha condenado en rebeldía este miércoles a la ex primera ministra, Yingluck Shinawatra, a cinco años de prisión por negligencia en un programa de subvención al arroz durante su mandato (2011-2014). Shinawatra se encuentra en paradero desconocido desde el 25 de agosto, fecha en la que el Tribunal Supremo había emitido una orden de arresto en su contra. El gobierno de la ex dirigente fue derrocado en 2014 por los militares y, según expertos en el país asiático, esta condena debería disuadir a Shinawatra regresar a Tailandia para seguir con su lucha política.

La sentencia que condena a la ex primera ministra ha sido pronunciada de manera unánime por los nueve jueces del Tribunal Supremo. El tribunal considera que la ex dirigente es culpable de fallar en la supervisión del plan de ayudas al arroz que, según la comisión anticorrupción, ha causado pérdidas de 600.000 millones de baht (unos 17.100 millones de euros). Shinawatra “habría tenido que establecer regulaciones eficaces para evitar las pérdidas”, han indicado los jueces en la sentencia. Según el tribunal, “el programa  de subvenciones estaba salpicado de corrupción en cada etapa”.

Norrawit Larlaeng, abogado de Yingluck Shinawatra, ha declarado a unos reporteros fuera del Tribunal Supremo que se está discutiendo un posible recurso.

Yingluck, que se enfrenta a una pena de cinco años de cárcel, ha dicho que es inocente desde el comienzo del juicio y achaca los cargos a motivaciones políticas por parte de la junta militar que gobierna Tailandia desde 2014. La ex primera ministra huyó del país unos días antes de la vista prevista a finales de agosto, en la que el Supremo tenía previsto emitir la sentencia. Esta ha sido retrasada hasta este miércoles por la incomparecencia de la acusada. Según fuentes de la familia y reporteros de Reuters, la ex primer ministra huyó a Dubai, donde se encuentra también exiliado su hermano y ex primer ministro, Thaksin Shinawatra.

Un partidario sostiene un ventilador con la imagen de la ex primera ministra tailandesa frente a una sede de la Corte Suprema en Bangkok, este miércoles.
Un partidario sostiene un ventilador con la imagen de la ex primera ministra tailandesa frente a una sede de la Corte Suprema en Bangkok, este miércoles.NARONG SANGNAK EFE

Luchas de poder

Tailandia está inmersa en una lucha de poder entre las élites tradicionales (cercanas a la monarquía y al Ejército) y la familia Shinawatra desde hace más de una década. La familia Shinawatra ha ganado todas las elecciones nacionales desde el 2001 gracias al apoyo de la clase rural del noreste pero han sido derrocados todos sus Gobiernos con golpes de Estado.

Yingluck Shinawatra llegó al Gobierno en 2011 al frente del Pheu Thai, el partido creado por su hermano Thaksin, que también fue depuesto por un golpe de estado en 2006 y condenado en 2008 a dos años de cárcel en rebeldía por abuso de poder.

“Al permitir que Yingluck abandonara Tailandia, los militares se han quitado un peso de encima. Su encarcelamiento la habría convertido en mártir”, ha explicado el especialista en política tailandesa, Paul Chambers. Desde la huida de la ex primera ministra existe la sospecha de un acuerdo pasado con los militares, para haberla ayudado en su fuga. Sin embargo, los militares desmienten cualquier acuerdo para organizar su salida del país y tener así la vía libre para cambiar el panorama político.

El futuro de la dinastía política de los Shinawatra se encuentra ahora en tela de juicio con los dos hermanos actualmente en exilio.

Deja un comentario