La versión traducida de ‘Moana’ apoya una lengua indígena – Español

Origen: La versión traducida de ‘Moana’ apoya una lengua indígena – Español

Continue reading the main storyFoto

Allan Tipene y su esposa, Desiree Tipene, con sus hijos y otros niños en Auckland, Nueva Zelanda. La mujer describió “Moana” como una forma “divertida y bella” para que los niños conecten con su cultura. CreditBirgit Krippner para The New York Times

Read in English

AUCKLAND, Nueva Zelanda — Las familias hicieron fila en un cine arriba de un centro comercial en la ciudad más grande de Nueva Zelanda y pasaron al lado de pósteres de It de Stephen King y Las aventuras del Capitán Calzoncillos para ver una película distinta de cualquiera que hubieran visto: Moana —el éxito de Disney— traducida a la lengua indígena de Nueva Zelanda.

“¿Kei te pehea koe?”, preguntó Jane Paul, quien recibía los boletos, mientras saludaba a grupos de niños usando una frase que significa “¿Cómo están?”.

“¿Tú también eres maorí?”, le preguntó una chica.

Cerca de 125.000 de los 4,7 millones de neozelandeses hablan maorí, o te reo māori, como generalmente se le dice. Hay preocupación acerca de que el número de hablantes esté disminuyendo, lo cual pone a esta lengua en riesgo de desaparecer. Sin embargo, puesto que uno de cada tres maoríes en Nueva Zelanda es menor de 15 años, los expertos dicen que la oportunidad de que los jóvenes vean una película tan popular en su propia lengua podría cambiar su destino después de que fracasaran otras iniciativas más oficiales.

“La lengua tiene que hacerse genial, sensual y relevante para los jóvenes, y esta película es la manera perfecta de lograrlo”, dijo Haami Piripi, un exdirector del cuerpo de gobierno que está a cargo de la promoción de te reo māori como lengua viva.

Moana —la historia de una princesa polinesia, cuyo nombre da título a la película, que vive una aventura con su pollo Heihei y el semidiós Maui— ya le ha valido algunos premios a Disney, el reconocimiento de los críticos e ingresos en taquilla de 643 millones de dólares en todo el mundo.

Continue reading the main storyFoto

Los personajes Moana y Maui de la película animada “Moana” de Disney.CreditDisney, vía Associated Press

También abrió un debate acerca de si la historia fue culturalmente sensible con la gente, incluyendo los maoríes, cuyas mitologías se incluyen en la historia. Los cineastas han dicho que hicieron una investigación exhaustiva por todo el Pacífico para asegurarse de la autenticidad de la historia.

Taika Waititi, una escritora y directora neozelandesa que trabajó en la versión original en inglés de Moana, también se acercó a Disney a principios del proyecto para traducir el filme y su hermana, Tweedie Waititi, produjo la versión traducida.

La película se proyectó gratuitamente en 30 cines en todo el territorio de Nueva Zelanda al final de la semana anual de la lengua maorí. No tenía subtítulos en inglés, pero las funciones se vendieron en cuestión de 30 minutos, lo cual provocó que se planearan proyecciones adicionales por lo menos en una ciudad.

Muchos de los que asistieron en Manukau, al sur de Auckland, dijeron que nunca habían visto una película en el cine completamente en su lengua.

Varias de las familias venían de la región cercana de Manurewa, un distrito que usualmente está en las noticias debido al desempleo, las personas sin hogar y la pobreza. Los padres que entraron al cine dijeron que apreciaban la oportunidad de que sus hijos se vieran a sí mismos y a su lengua reflejados en la pantalla grande, en otro tipo de historia que, esperaban, les inspirara orgullo de ser maoríes.

Al parecer funcionó: Jay-Dean Knox-Cassidy y Phoenix-Nevaeh Durham-Gray, ambos de 10 años (y primos), estuvieron entre los primeros en llegar. Habían aprendido la lengua en kohanga reo, jardines de niños de inmersión, y a veces aún la hablaban en casa.

En la fila, vieron a algunos de sus profesores de prescolar, entre ellos, Lillian Shelford, quien dijo que muchos de los niños que estaban ahí eran antiguos estudiantes. Dijo que cuando comenzó a trabajar en el jardín de niños en 1994, no hablaba la lengua y le avergonzaba intentarlo. Como muchos maoríes de la generación de baby boomers, la habían desanimado para que no la hablara cuando era más joven.

Es una historia común en Nueva Zelanda. Piripi, de 60 años, el exdirector de la Comisión de la Lengua Maorí de Nueva Zelanda, dijo que la pérdida de la cultura y la lengua nativa comenzó en serio después de que el misionero británico Samuel Marsden comenzó a predicar el cristianismo en Nueva Zelanda en 1814.

En 1840, los líderes maoríes y los representantes de la corona británica firmaron el Tratado de Waitangi, el documento fundador de Nueva Zelanda. Tenía la intención de unir ambos bandos en Nueva Zelanda, pero los incumplimientos y las inconsistencias en su traducción han causado conflicto.

Los isleños maoríes y del Pacífico en Nueva Zelanda ahora enfrentan peores efectos sociales, económicos y de salud que los Pakeha, o los neozelandeses con ascendencia europea.

Continue reading the main storyFoto

“La lengua tiene que ser convertido en algo genial, sensual y relevante para los jóvenes, y esta película es la manera perfecta de hacerlo”, dijo Haami Piripi, exdirector ejecutivo de la Comisión de la Lengua Maorí. CreditBirgit Krippner para The New York Times

Piripi dijo que estaba orgulloso de las iniciativas para mejorar el estatus de la lengua y la cultura nativas, pero se preocupa de que se haga poco y que sea demasiado tarde. Dijo que muchos padres ya no confiaban en los jardines de niños de inmersión y se preocupan de que sus hijos se pierdan de los beneficios de la educación tradicional, “aunque las estadísticas nos dicen que a los niños les va mejor” en salones de clase donde se habla la lengua nativa.

Argumentó a favor de un enfoque más metódico y estratégico.

“El idioma es la expresión de una cultura y la raza de un pueblo”, dijo. “Conservar tu idioma es un emblema de sobrevivencia a través de la historia. Si aún tienes una lengua en este momento, tienes la clave de tu cultura”.

Todo el proceso, incluida la traducción, la grabación de las voces y la mezcla de sonido, ocurrió a lo largo de tres meses.

Katarina Edmonds, una profesora sénior en educación maorí en la Universidad de Auckland, y una de las tres personas que tradujeron el filme, dijo que el equipo trabajó no solo para encontrar equivalentes exactos de palabras en el guion de Disney, sino también para ser fieles a la lengua maorí y a los tikanga, o valores culturales.

Algunos momentos de la película implicaron un desafío; cuando Moana lanza pestes al océano, por ejemplo, lo cual se opone a una regla cultural maorí de jamás maldecir o darle la espalda al mar, lo convirtieron en un momento más humorístico utilizando un cuidadoso juego de palabras.

Al mismo tiempo, dijo Edmonds, la traducción le dio a la película un sabor único del humor maorí, mientras se mantuvo fiel al espíritu del guion original.

En Manakau, la mayoría de las familias se fueron del cine radiantes. Muchos dijeron que estaban dispuestos a comprar el DVD, que se espera que sea lanzado durante los siguientes meses.

Desiree Tipene, de 30 años, dijo que después de haber crecido con la educación de inmersión, estaba decidida a darles a sus hijos una experiencia similar, para que tengan un sentido de identidad y conexión espiritual. Describió a Moana como una manera “divertida y hermosa” para que sus cuatro hijos se conecten con su cultura.

“Tan solo disfruto que nuestra lengua se hable”, comentó.

 

Deja un comentario