Fotos: El Guggenheim Bilbao cumple 20 años | El Viajero | EL PAÍS

Origen: Fotos: El Guggenheim Bilbao cumple 20 años | El Viajero | EL PAÍS

Dós décadas junto a la Ría

 El 19 de octubre de 1997 abrió sus puertas, junto a la Ría, el Museo Guggenheim Bilbao (guggenheim-bilbao.eus). Casi dos décadas después, el espectáculo de luz y sonido ‘Reflections’ (en la foto), del grupo británico 59 productions (59productions.co.uk), proyectado sobre la fachada del museo durante los cuatro días del pasado puente del Pilar, ha puesto el colofón a los actos conmemorativos del 20 aniversario de su apertura.

ANDER GILLENEA AFP

La mascota del Guggenheim Bilbao

 ‘Puppy’ (1992), obra del artista pop Jeff Koons, es la mascota del Guggenheim Bilbao. La escultura, que supera los 12 metros de alto y las 15 toneladas de peso, recibe a los visitantes del museo siempre cubierta por un manto de plantas naturales, que se renuevan cuando pierden su floración. Fue concebida por su autor como un jardín clásico europeo con forma de cachorro de terrier gigante.

TIM GRAHAM GETTY

Bailando con Marilyn Monroe

 “Lo que hace que mi mente hermane en mi memoria al edificio y a la actriz”, escribió el fallecido y brillante crítico de arquitectura de ‘The New York Times’ Herbert Muschamp refiriéndose a Marilyn Monroe, “es que ambos dan cuerpo a un estilo americano de libertad. Ese estilo es voluptuoso, emocional, intuitivo y exhibicionista. Es móvil, fluido, material, mercurial, intrépido, radiante y frágil como un recién nacido. No puede resistirse a echar un baile con todas las voces que dicen ‘No’. Le gusta abarcar mucho espacio. Y cuando se produce una descarga rítmica, deja que el viento levante su falda”.

GONZALO AZUMENDI AGE FOTOSTOCK

Arte al aire libre

 ‘Mamá’, escultura de la artista francesa Louise Bourgeois (fallecida en 2010), se expone bajo el puente de La Salve, en el exterior del edificio, desde 2001. La obra, una araña gigante de unos 10 metros de alto realizada con bronce, mármol y acero inoxidable, forma parte de la colección permanente del museo.

FÉLIX GONZÁLEZ AGE FOTOSTOCK

¿Por qué Bilbao?

 La decisión de ubicar este centro Guggenheim en la capital vizcaína la tomó Thomas Krens en 1991. Krens, máximo responsable de los museos Guggenheim durante 20 años (abandonó el cargo en 2008), descartó otras posibles sedes en España (Barcelona, Sevilla o Santander) debido, entre otros factores, a la complicidad política del entonces gobierno autonómico de Euskadi, presidido por José Antonio Ardanza, y a la disposición de inversión económica en el proyecto.

TIM GRAHAM GETTY

¿Por qué en Abandoibarra?

 La elección de la parcela que acoge el museo también correspondió a Thomas Krens, según Juan Luis Laskurain, consejero de Hacienda del gobierno vasco en 1991. “Una noche pidió volver andando al hotel y tuvo una revelación con el espacio, entonces conocido como la Campa de los Ingleses, donde se levantaría el Guggenheim”. Después, el Ayuntamiento bilbaíno hizo las gestiones oportunas para disponer de dicho terreno escogido por Krens, acotado por la avenida Abandoibarra, el puente de La Salve y la margen izquierda de la Ría de Bilbao.

GUGGENHEIM-BILBAO.EUS

Gehry, el elegido

 Frank Gehry fue el arquitecto seleccionado -entre tres candidatos- por la Fundación Solomon R. Guggenheim de Nueva York para el diseño del edificio que acogería el Museo Guggenheim Bilbao. El encargo le llegó poco después de que fuese descartada su idea inicial para el Auditorio Walt Disney de Los Ángeles (inaugurado posteriormente en 2003), diseño que para algunos inspiró el del museo bilbaíno, cuya construcción tuvo un coste de 100 millones de euros y fue concluido en tiempo y forma.

JUANMA APARICIO AGE FOTOSTOCK

Titanio para el traje de Supermán

 La envoltura de 33.000 placas de titanio del edificio de Frank Gehry se ha convertido en el símbolo del llamado efecto Guggenheim, un modelo que devino global de regeneración urbanística con coartada cultural. Gehry, el arquitecto, y la actriz Marilyn Monroe no se conocieron, pero compartieron psicólogo. Por eso, en la visión del crítico de arquitectura Herbert Muschamp, el edificio sería “un santuario de la asociación libre”: “es un pájaro, es un avión, es Supermán, es un barco, una alcachofa, el milagro de la rosa”.

ADRIAN ZUBIA FERNANDEZ GETTY

Museo récord

 Durante su primer año de apertura, el Museo Guggenheim Bilbao recibió un total de 1,3 millones de visitas, cifra récord que confirmó el éxito de la propuesta. En la imagen, esculturas de Richard Serra en la exposición inaugural del museo en 1997, situadas en la nave central, y que se han convertido en uno de los grandes imanes artísticos de la colección del museo.

S.PONS AGE FOTOSTOCK

Un proyecto rentable

 Desde los primeros pasos de este proyecto museístico que mañana celebra sus dos primeras décadas de funcionamiento los aspectos económicos se midieron con los culturales. Veinte años después, las cifras los avalan: los ingresos permitieron que en 2016 el museo alcanzara un 68% de autofinanciación. En la imagen, el edificio brillante al fondo de la calle Iparraguirre.

ERIC VANDEVILLE GETTY

En diciembre de 2014, coincidiendo con el vigésimo aniversario de la firma inicial, Richard Armstrong, sucesor de Thomas Krens al frente de la fundación Guggenheim de Nueva York, rubricó la renovación del acuerdo con la sede bilbaína. Actualmente, la media anual de visitantes supera los 900.000. En la imagen, la exposición inaugural, con una escultura de Richard Serra en primer término, ‘Snake’.

ERIC VANDEVILLE GETTY

El efecto Guggenheim El museo fue concebido desde su inicio como uno de los elementos para relanzar la ciudad en un momento crítico, junto a otras intervenciones como la construcción del metro, una de las infraestructuras públicas más celebradas de las construidas por el estudio de Norman Foster, y el saneamiento del Nervión. El Bilbao de finales de los ochenta y principios de los noventa era una ciudad desalentada, acosada por la reconversión industrial y la conflictividad social, y un desastre en términos urbanos y de imagen.

DANIEL AGUILERA GETTY

 

Deja un comentario