Transporte: Soluciones infantiles para salvar el planeta | Planeta Futuro | EL PAÍS

Origen: Transporte: Soluciones infantiles para salvar el planeta | Planeta Futuro | EL PAÍS

¿Cómo explicar a un niño lo que es una emisión de dióxido de carbono? ¿Sabe un alumno de primaria cómo funciona un coche eléctrico? ¿Qué medios utilizarán las generaciones del futuro para moverse en la ciudad? ¿Son los padres los que explican a los hijos cómo cuidar el medio ambiente o es al contrario? Aunque venían con varios apuntes de la lección aprendidos, los estudiantes de primaria del Trinity College de Madrid han recibido algunos más con El invisible Nikolaus, una obra que busca concienciar a los pequeños con valores ecológicos. Se trata de un musical con canciones inéditas y karaoke creado por la compañía de Blanca Marsillach en colaboración con BMW que se presentó el pasado jueves en Casa de Vacas, en el corazón del parque del Retiro madrileño.

Entre todas las voces que inundaban el auditorio, Mateo, de nueve años, enumera una completa lista de soluciones para salvar el planeta: “No coger césped ni flores, hay que cuidar al planeta para que esto no sea un caos y poder respirar, tirar las botellas en una bolsa aparte…”. “¡No arrancar árboles!”, completa su amigo Alejandro a su lado. Unas filas por delante, Susana, de siete años, añade que ahora tiene muy claro que cuando se acabe de beber su Actimel, no hay que tirarlo donde el resto de la basura.

La obra transcurre en un bosque en el que Cortés, el toro de Sevilla, aprende a cambiar ciertos hábitos junto a Iggy, la pingüina, Penélope, la ardilla y la Madre Tierra. Para transformar su modo tradicional de hacer las cosas deben ser valientes y afrontar una serie de retos. Jimena y Carla, dos de las alumnas de seis años que asistieron al musical explicaban algunas de las directrices que les habían quedado claras: “Hay que tirar siempre los papeles a la papelera y no gastar mucho agua cuando nos duchemos”.

Debido a la empresa promotora del proyecto, la obra contiene muchos mensajes sobre el coche eléctrico y la necesidad de compartir transporte. “Las nuevas generaciones son mucho más responsables que nosotros y tienen una forma de entender la movilidad muy práctica”, apunta Pilar García de la Puebla, responsable de comunicación de BMW. Pero hay más en el texto escrito por Elis Varela, la socia de Marsillach. “Nos planteamos cómo hablar a un niño de lo que es la energía solar, vehículos híbridos, contaminación… Temas muy pesados. Descubrimos que el mejor modo de hacerlo es con animales con los que ellos se identifican muy rápido y a través de un protagonista que quiere perder el miedo, que en realidad es lo que queremos todos”, apostilla Marsillach.

BMW va poco a poco adentrándose en el mundo del coche eléctrico, pero sus ventas de este tipo de vehículos son todavía simbólicas, 100.000 vehículos entre 2013 y 2016, aunque aspira a vender solo en 2017 la misma cantidad que en estos últimos cuatro años. El grupo cuenta ahora con una gama de diez vehículos electrificados que ascenderán a 25 en 2025, según anunció su presidente, Harald Krüger a EL PAÍS hace apenas tres semanas. Por ahora, el diésel y la gasolina siguen constituyendo la mayor parte de su negocio y aspiran a que el coche no quede relegado dentro de la movilidad en los próximos años:  “Queremos dar información, que no se demonice el coche. Estamos fomentando la planificación de viajes para evitar usar más coches de los necesarios e impulsando la conectividad para saber cuándo hay que emprender un viaje porque las vías van a estar más despejadas y, por tanto, se contamina menos”. Por ahora, la bandera del grupo ha sido disminuir las emisiones de gases tóxicos un 40 % desde 1995 gracias a la fabricación de coches más sostenibles.

Los automóviles que se mueven con electricidad aún representan un porcentaje residual en el mundo , pero esto puede cambiar en los próximos años. Cada vez son más Gobiernos los que quieren poner fin a la venta de coches con combustibles fósiles. Francia anunció recientemente que fijaba esa fecha en 2040, Noruega, en 2025 e India, en 2030. En España el parque de eléctricos actualmente solo representa el 0,07% del total (poco más de 19.000 vehículos).

El objetivo de BMW y la compañía de Marsillach es llevar esta representación a más de 1.500 niños hasta final de 2017. Movilidad sostenible a golpe de karaoke.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.