Rosas y velas por 57 sintecho

 

Rosas y velas por 57 sintecho

La plaza dels Àngels rinde homenaje a las personas que tenido una vida anónima y una muerte silenciada

Las entidades denuncian que el aumento de los alquileres alarga la estancia en los centros de atención

Teresa Pérez / Barcelona

zentauroepp41047470 sintecho171122203944

Acto de homenaje a los 57 sintecho fallecidos en Barcelona, el miércoles en la plaza dels Àngels. / ELISENDA PONS

La calle se ha llevado este año la vida de 57 sintecho de Barcelona, la cifra puede parecer humilde, pero son 21 más que el año pasado porque las personas que malviven al raso pagan todo tipo de peajes, entre ellos, el que afecta a la salud física y mental. Las entidades sociales que les han acompañado en el último trecho de sus vidas, les han rendido este miércoles y también mañana jueves distintos homenajes para darles un adiós mucho más entrañable que la vida que llevaron.

Las voces de Jordi y Silvia han sonado este miércoles a media tarde en la plaza dels Àngels entonando los nombres de Cristóbal, José Luis, Antonio… y así hasta los de 55 hombres y de dos mujeres. La plaza se llenó de corazones de cartón con el nombre de los fallecidos, el más joven de 31 años, y una rosa blanca y una vela encendida del mismo color han aportado algo de calor a la humedad de un atardecer de cualquier noviembre. Las melodías de ‘Imagine’, Yesterday, ‘el Cant dels Ocells’ y, como broche, ‘Hallelujah’ de Leonard Cohen, interpretadas por alumnos del Conservatorio del Liceu, se alternaron con lecturas de manifiestos, entrañables parlamentos y el poema ‘Remember’ de Christina Rossetti: “Recuérdame cuando haya marchado lejos, muy lejos, hacia la tierra silenciosa; cuando mi mano ya no puedas sostener…”.

Un corro de gente con las manos entrelazadas ha guardado un minuto de silencio por todos los sintecho: los conocidos y, los otros, los que además de tener una vida anónima también tuvieron una muerte en silencio. Hubo un corazón de cartón grande para estos sinnombre. Una esquina de la plaza se ha paralizado 60 segundos, solo se ha oído el chirrido de las ruedas de algunos ‘stakes’ chocando contra el suelo. Este año la cifra de difuntos es muy superior porque a los datos de la Fundació Arrels se han sumado los proporcionados por otras entidades.

Listas de espera

Alguien ha invitado al público a participar en el acto. Miguel C., de 31 años, que ha vivido, alternativamente, ocho años en la calle ha pedido, micrófono en mano, generosidad a la Administración autonómica y local con el colectivo porque “vivir en a calle, te impide vivir una vida”. Este sevillano ha recordado que “es imposible vivir una vida si estás en la calle. No puedes trabajar porque no descansas vigilando que te den un susto, no tienes condiciones higiénicas y, el frío y la humedad te pasan factura”, tanta factura que la vida de un sintecho es, de promedio, 24 años más corta de la de aquellos que tienen un cobijo digno.

Arrels ha querido visibilizar a un colectivo tan invisible que, como ha descrito Miguel, “la gente le niega la condición de persona”. La Xarxa d’Atenció a Personas sense Llar les rinde este jueves otro homenaje con la preocupación por el aumento del fenómeno. “La burbuja de los alquileres dificulta el acceso a la vivienda en la ciudad. Las estancias en los centros de atención a los sintecho se prolongan y las listas de espera se congelan”, afirman. Miguel añade: “Las dificultades imposibilitan incluso alquilar hasta una habitación porque te exigen fianzas y avales por si no pagas”.

Deja un comentario