Pablo Picasso: Cuando los argelinos contemplan el ‘Guernica’ | Opinión | EL PAÍS

Origen: Pablo Picasso: Cuando los argelinos contemplan el ‘Guernica’ | Opinión | EL PAÍS

Guernica de Pablo Picasso en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia.rn rn
Guernica de Pablo Picasso en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia. © ÁLVARO GARCÍA

En Argelia murieron unas 300.000 personas en la guerra civil del llamado decenio negro de los años ochenta. La memoria de esa herida pervive incluso entre los jóvenes que no la padecieron directamente. Tal vez por esa razón la Embajada de España y el Instituto Cervantes de Argel decidieron reunir a cinco pintores argelinos de tres generaciones y a un fotógrafo español para que durante dos semanas creasen una obra inspirada en el Guernica de Picasso. El resultado de esa iniciativa es una exposición bajo el título Diálogo hispano-argelino que está teniendo una gran acogida en Argel. La artista Mouna Bennamani ha intentado preguntarse qué sería de los personajes del cuadro en la actualidad. “En mi obra, la paloma la he transformado en un pequeño pájaro migratorio atrapado en una de red. Lo hice para simbolizar la migración que se da hoy en el Mediterráneo. Somos elementos de una sociedad pasiva frente a esa realidad”, explicó a este diario.

El fotógrafo español de origen venezolano Julio Lozano, de 45 años, representó a los personajes del Guernica flotando entre dos pateras vacías. “En 2003 presencié en el cabo de Gata la llegada de tres pateras en la parte más abrupta del cabo. Bajaron sobre todo mujeres. Frente a ellas solo había un acantilado de unos cuarenta metros de alto. Subieron por ese lugar que yo no me atrevería a escalar ni siquiera de día. Cuando llegaron arriba se quitaron la ropa empapada, y se fueron poniendo la ropa seca que traían en una bolsa mientras caminaban tierra adentro. Dejaron un rastro de tierra mojada”.

“Al amanecer”, continúa Lozano, “regresé a ese camino y vi un cartón de quesitos de La Vaca que Ríe, que son muy conocidos en Argelia. Aún quedaban tres quesos. Y en el cartón estaba escrito un número de teléfono que era su contacto en Europa. Esa persona había perdido lo poco que traía”.

Entre el toro del Guernica y La Vaca que Ríe sigue habiendo un rastro a seguir.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en FacebookTwitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.