Así es como narcotraficantes en México ejecutan a pasantes de medicina tras obligar a curarlos – Derechos Humanos

Origen: Así es como narcotraficantes en México ejecutan a pasantes de medicina tras obligar a curarlos – Derechos Humanos

Gustavo PinedaMARTES, 19 DE DICIEMBRE DE 2017 20:03

484

SHARES

Durante 2017, al menos 16 médicos fueron asesinados en el país como consecuencia de la violencia generalizada.

Quitar una vida o salvar la de miles, portar una pistola contra utilizar un bisturí, truncar estudios contra el constante desvelo para obtener una nueva especialidad, desvelarse en una fiesta mientras suenan narcocorridos o beber otra tasa de café con tal de mantenerte de pie en la guardia.

Las anteriores son algunas dualidades entre un narcotraficante y un estudiante o egresado de la carrera en medicina en México, dos polos opuestos que se unen cuando los sicarios jalan el gatillo para despojar de la vida a los galenos.

Sí, esta es una realidad creciente en los convulsos estados del país dominados por los cárteles del narcotráfico donde los estudiantes de medicina son secuestrados por las organizaciones delictivas para obligarlos a curar a los miembros heridos del cártel.

Una enfermera espera su turno para atender a personas heridas por los recientes terremotos en Ciudad de México. (Foto: Reuters)

En entrevista para CC News, el Dr. Julio Bueno Ledezma, fundador del movimiento #YoSoyMédico17 explicó que los estudiantes de medicina son enviados por sus facultades a pueblos marginados para brindar su servicio social en zonas sin acceso a salud básica.

«Es un año de servicio, somos la única profesión donde nos mandan fuera de nuestras casas para cumplir con los riesgos que esto conlleva, el gobierno nos asigna a lugares marginados donde los estudiantes no cobran ni un centavo. El servicio social es indispensable para acceder a una especialidad, pero las autoridades deben contratar a médicos que quieran trabajar en zonas de riesgo, o sencillamente que nos dejen hacer nuestro trabajo para eliminar las agresiones a pasantes, pero no se hace nada. Las autoridades deben tomar medidas ¡ya!».

En junio de 2014, estudiantes se manifestaron contra la criminalización de los galenos. (Foto: Políticas Media)

Blanco detalló que muchos pasantes de medicina son obligados a ejercer su servicio social en pueblos dominados por el narcotráfico, pero llegan a ser secuestrados por los criminales y obligados a trabajar en la clandestinidad para salvar la vida de sicarios heridos en enfrentamientos armados.

«Nos hemos manifestado en los últimos cuatro años para expresar el hartazgo del gremio por los constantes homicidios, secuestros a pasantes y agresiones para exigir “¡no más violencia!” contra los médicos. No somos casos aislados, los aspirantes a estudiar medicina no ingresan a los exámenes de admisión por miedo a ser ejecutados en su servicio, tenemos una infinidad de mensajes diarios de padres de familia que expresan su temor en nuestra página».

Estudiantes de medicina se manifestaron por el asesinato de Alberto González Betancourt a manos del crímen organizado. (Foto: Reuters)

Los pueblos en las zonas montañosas son terrenos fértiles para el cultivo de plantas como marihuana y amapola, además las regiones boscosas hacen fácil ocultar narcolaboratorios creados por los cárteles mexicanos, la ausencia de las autoridades y el desplazamiento forzado crean fenómenos sociales atípicos que colocan al pasante de medicina como el doctor de toda una comunidad sin especialistas en salud, al mismo tiempo, los narcotraficantes evitan ingresar a los nosocomios para escapar de un arresto o asesinato por enemigos.

«Tenemos casos de estudiantes de medicina, por ejemplo en Sinaloa, que han escapado de las regiones después de los secuestros. En primera, son pocos especialistas porque la mayoría huyen de los pueblos, después los criminales suelen tener listas de los pocos doctores que pueden dar la atención y sus direcciones. Los testimonios que hemos recopilado nos han relatado el horror de escuchar el golpeteo de sus puertas para atender a un sicario herido de bala».

Estudiantes de medicina y doctores crean un altar para expresar su repudio ante los asesinatos de sus colegas en México. (Foto: Reuters).

Según el fundador de #YoSoy17, los estudiantes son presionados a tratar en situaciones de urgencia a criminales en lugares ocultos y en condiciones poco salubres.

«Les pagan muy bien, pero son amenazas de muerte en caso de hablar sobre los pacientes. Es imposible hacer una cirugía en esas pésimas condiciones, pero al cártel no le interesa eso, se llevan a los médicos para atender o de lo contrario los matan».

De acuerdo con datos de la organización Yo Soy 17, durante este año han sido asesinados 16 médicos en el país, una cifra alarmante que es minimizada por el gobierno federal.

«La Secretaría de Salud dice que asesinaron a 35 médicos en los últimos nueve años, mientras que en nuestro conteo tan sólo este 2017 es de 16 doctores, entonces las estadísticas no encajan. Nos da coraje cuando las autoridades aseguran que “son hechos aislados y no está pasando nada”, cuando es una realidad que nos están matando».

Doctores en Ciudad Juárez se manifestaron en 2010 para exigir seguridad en los hospitales ante la violencia de los cárteles. (Foto: Reuters)

El Dr. Blanco recapituló al menos cuatro de los últimos asesinatos más “sanguinarios” del concluyente año.

«El pasado fin de semana varios colegas se manifestaron en las calles de la Ciudad de México para exigir justicia para Samuel Alari Pérez, un doctor que en la carretera Toluca – Atlacomulco fue desaparecido y asesinado, está el caso del Dr. Casanova en Veracruz, el de la Dra. Jessica de Xonacatlán que torturaron, le quitaron la piel del rostro y arrojaron su cadáver a un paraje en el Estado de México y la decapitación de una doctora en Tamaulipas. Este año fue muy sanguinario».

Los galenos de Ciudad Juárez pasaron 24 horas de protesta para exigir un alto a la violencia en la metrópoli fronteriza. (Foto:Reuters).

El movimiento #YoSoy17 surgió en junio del 2014 luego de que el Segundo Tribunal Unitario del Tercer Circuito de Jalisco libró una orden de aprehensión contra 16 doctores del Centro Médico de Occidente del IMSS por cometer una supuesta negligencia. Ante la injusticia los galenos del país salieron a las calles para denunciar la criminalización del gremio.

«No somos dioses ni criminales, somos médicos».

Esas fueron parte de sus consignas para expresar la falta de sensibilidad de la ciudadanía contra los abusos que soportan diariamente en distintos sectores. A cuatro años de iniciar el movimiento, el Dr. Blanco expresó que 2018 será una oportunidad para exigirle a los candidatos a mejorar el presupuesto al sector salud ante la sobresaturación de trabajo de los pocos doctores que atienden en hospitales públicos.

Gustavo PinedaGustavo PinedaPeriodista

Muy Guerrerense, Michoacán me adoptó en el 2008, pasé por las llamas del Edomex y llegué al paraíso de la CDMX.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.