La suerte de un argentino que fotografió el nacimiento de una supernova – Español

Origen: La suerte de un argentino que fotografió el nacimiento de una supernova – Español

Continue reading the main storyFoto

Los astrónomos captaron la supernova 2016gkg, visible entre las dos rayas rojas, en la galaxia NGC 613, a 80 millones de años luz de la Tierra, con ayuda de un telescopio Swope.CreditC. Kilpatrick/Universidad de California en Santa Cruz y el Instituto Carnegie para la Ciencia en el Observatorio Las Campanas, Chile

Read in English

¡Bum!

Una estrella muere.

El 20 de septiembre de 2016, Víctor Buso, un astrónomo aficionado que trabaja como cerrajero en Rosario, Argentina, estaba probando la nueva cámara de su telescopio y tomaba fotografías de una galaxia espiral cercana cuando una de sus estrellas explotó en una supernova.

El argentino le reportó lo que vio a la Unión Astronómica Internacional y en pocas horas, y animados por la buena fortuna de Buso, los astrónomos profesionales alrededor del mundo apuntaron sus enormes telescopios hacia la galaxia. Esta es conocida como NGC 613 y está situada en la constelación Sculptor, a más o menos 80 millones de años luz de aquí.

Se trató de un acontecimiento extraordinario en el que los astrónomos pudieron ver el inicio de una supernova, cuando una de las estrellas gigantescas del universo acaba con su vida en uno de los sucesos más violentos que la naturaleza puede producir.

Continue reading the main storyFoto

Imágenes del momento en que el cerrajero argentino captó una supernova con su cámara en 2016. Es el punto que se ve en la esquina inferior derecha.CreditVíctor Buso y Gastón Folatelli

La mayoría de las supernovas están muy lejos y no llaman la atención hasta que sus explosiones funerarias ya están en proceso. En este caso, los astrónomos pudieron registrar lo que llaman el “brote”, cuando una onda de choque que irradia desde el centro de la estrella —que probablemente se convirtió en un agujero negro— alcanza la superficie de la estrella y la ilumina catastróficamente.

“Es como ganarse la lotería cósmica”, dijo Alex Filippenko, de la Universidad de California en Berkeley, en un comunicado de prensa del Observatorio Keck en Hawái, donde ha estado monitoreando a la supernova.

Los astrónomos, que informaron sobre sus descubrimientos en la revista Nature, explicaron que la estrella original había sido probablemente casi veinte veces más grande que el Sol, pero que había lanzado la mayoría de su masa hacia el espacio antes de que comenzara la explosión final.