Prohíbe escuela canadiense ingreso al perro de asistencia de chica discapacitada – Derechos Humanos

Origen: Prohíbe escuela canadiense ingreso al perro de asistencia de chica discapacitada – Derechos Humanos

Gustavo PinedaJUEVES, 1 DE MARZO DE 2018 9:42

Debido a “protocolos” no le permitieron el ingreso al perro de asistencia de Ophelia Brown, cuando es indispensable para su vida diaria

Ophelia Brown, una mujer de 19 años de edad, residente de Ottawa, Canadá, denunció a través de su cuenta de Twitter que en su escuela le prohibieron la entrada a su perra de asistencia a clases debido a ciertos “protocolos de la institución académica”.

Hace dos semanas la junta escolar prohibió a mi perra de servicio, quien está registrada y bien educada, asistir conmigo a clases. Por favor, retuitea si piensas que deberíamos ser capaces de asistir a la escuela juntos. Así demostraremos que no estamos solas luchando esta pelea.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Two weeks ago my school board banned my registered and well behaved service dog from attending classes with me.

Please retweet if you think we should be able to attend school together. If nothing else it will show me that we aren’t fighting this fight alone.

✊?♿️?

Este comentario alcanzó, a fecha de esta redacción, más de 127 mil retuits y 125 mil “me gusta” en la red del pajarito azul, donde miles de personas enviaron mensajes de solidaridad para Dori, la perra de servicio que vive con Ophelia desde hace algunos años. Su mascota, aseguró, es indispensable para llegar acabo su vida diaria.

La joven mujer canadiense sufre una extraña enfermedad que la volvió discapacitada y por lo tanto, está desempleada. Actualmente tiene un negocio a través de Internet donde se gana la vida a través de la venta de tarjetas de felicitación hechas a mano.

Two weeks ago my school board banned my registered and well behaved service dog from attending classes with me.

Please retweet if you think we should be able to attend school together. If nothing else it will show me that we aren’t fighting this fight alone.

✊?♿️? pic.twitter.com/sfiDFaXXYe

While everyone is here, I just want to plug my little greeting card business. As I am disabled and chronically ill I am barely able to focus on school, let alone get a job – so making and selling $5 greeting cards is my only source of income. DM for more info! pic.twitter.com/rZ6fu4csVx

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Tras publicar esta situación y compartir su pequeño negocio, cientos de personas realizaron pedidos de última hora a Ophelia a través de la página Ko-Fi, una plataforma fondeadora para que personas puedan expandir sus negocios y sus historias, similar a una plática de café.

De hecho, la presión logró que el vicepresidente de su escuela localizada en Ottawa —la cual no especificó en su historia de Twitter— pronto la recibirá para entablar una conversación sobre su situación particular.

Desde muy pequeña vivió conectada a aparatos y tubos en el Hospital Infantil de Eastern en Ontario, a una corta edad se despertó para ir al baño pero sus piernas no respondieron y el dolor en sus rodillas era demasiado fuerte.

Los dolores crecieron, pero el médico dedujo que no era nada tras una revisión con rayos X. Sin embargo, el dolor no desapareció.

Innumerables visitas al hospital, así como radiografías, resonancias magnéticas y análisis de sangre no dieron a Ophelia una buena salud. No fue hasta que fue remitida a un reumatólogo en 2012 que finalmente le diagnosticó un síndrome de dolor regional complejo, un trastorno neuropático.

Este es causado por daño en el sistema nervioso central por mal funcionamiento, que envían señales de dolor incorrectas al cuerpo, con mayor frecuencia a extremidades que una vez estuvieron heridas o áreas del cuerpo donde ocurrieron cirugías o infecciones.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Seriously someone should hire me as a plus-size model. It would be my dream.

El dolor que ella siente puede variar de incómodo a severo en segundos hasta dolores que la paralizan y problemas psicológicos irreparables, muchos doctores recomiendan tratarlo con fisioterapia y medicamentos.

Aunque sus primeros 17 años de vida fueron terribles, poco a poco encontró un escape en redes sociales, donde habla de su condición y lucha contra su rara enfermedad. De hecho, esta no es la primera vez que Ophelia se vuelve una persona mediática, en 2015 criticó a la modelo Kylie Jenner por posar en una sesión fotográfica con silla de ruedas bañada en oro.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Since everyone is focused on @KylieJenner and her baby let’s all take a step back and remember that time feteshized and stigmatized wheelchairs by using one as a prop during a photoshoot back in 2015, and NEVER APOLOGIZED FOR IT.

 

Actualmente Ophelia sólo necesita que la apoyen para hacer su vida de manera normal junto a su perro de ayuda.