Fascinados por Marruecos más allá de Marrakech

Cinco localidades que ejercen el mismo embrujo que la antigua capital imperial

Origen: Fascinados por Marruecos más allá de Marrakech

REDACCIÓN

Marruecos es un país fascinante mezcla de exóticos y bellos paisajes, ciudades milenarias llenas de historia y amabilidad absoluta de sus habitantes. Se le ha considerado como la puerta de entrada a África, con una gran proximidad a Europa de la que le separan tan solo 14 km a través del estrecho de Gibraltar.

Los que visiten’ la ciudad de Poniente’ será recibidos por un maravilloso olor a te a la menta, el color de las especias y el ruido de sus vendedores. Y aunque Marrakech, su antigua capital imperial, es uno de los destinos más conocidos por los viajeros, cuenta con muchos otros destinos que van desde la costa atlántica y las playas del Mediterráneo, al desierto o las frondosas montañas del Rif, pasando por las ciudades imperiales y las modernas localidades.

(nicolamargaret / Getty Images/iStockphoto)

Estos son algunos ejemplos de las villas más bonitas para explorar.

Chauen

A dos horas en coche al sur de Tánger se encuentra una de las localidades más peculiares de Marruecos, Chauen, la ciudad azul. Fundada por tribus bereberes en el año 1471, está situada sobre una ladera, muestra una imagen peculiar de casas pintadas de azul y blanco, con las montañas del Rif como telón de fondo.

Chauen, Marruecos
Chauen, Marruecos (komyvgory / Getty Images/iStockphoto)

Una villa encantadora donde destaca la pequeña medina de calles estrechasllena de tiendas de artesanía y puestos de comida, un buen punto para descansar es la plaza Outa El Hamman, para luego continuar la visita a la kasba que se alza en pleno casco antiguo, con sus exuberantes jardines que constituyen un remanso de frescura y paz.

Y para obtener las mejores vistas hay que subir hasta lo alto del pueblo, donde se encuentra la antigua muralla.

Fez

Fez es la más antigua de las cuatro ciudades imperiales, fue fundada a finales del siglo VIII, y casi no ha sufrido el paso del tiempo, por lo que puede apreciarse, todavía más, el contraste con el mundo occidental.

Se trata de la ciudad con la universidad más antigua del mundo que continúa abierta y la zona urbana más grande sin coches, pero es conocida por su medina (Fez el-Bali), declarada patrimonio de la humanidad. Un gran laberinto compuesta por más de 9.000 callejuelas al que se puede acceder por la puerta de Bab Boujloud, que está formada por tres arcos de herradura simétricos con una rica decoración de azulejos y cedro azul y verde, y estuco tallado.

Panorámica de la medina de Fez , Marruecos
Panorámica de la medina de Fez , Marruecos (LeoPatrizi / Getty Images)

Dentro un mundo distinto: niños deambulando de un sitio para otro, burros transportando mercancías, motos, vendedores, artesanos, y turistas perdidos en busca de la mejor foto. No hay que irse sin haber probado la gastronomía local, considerada como una de las mejores del mundo.

Tampoco se puede obviar una visita a la mezquita Karaouine, la segunda más grande de Marruecos, y la mezquita mausoleo de Moulay Idriss que alberga la tumba del fundador de Fez.

Fez el Jedid es la zona donde se ubican el barrio judío (Mellah) aquí se puede visitar la sinagoga IBN Dayan (siglo XVII), así como el cementerio judío y el palacio Real, además de animados zocos y tiendas de artesanía. Más allá se encuentra la ciudad nueva o Ville Nouvelle fundada por los franceses en 1920. Esta parte de la ciudad mantiene un estilo arquitectónico europeo.

Y si queda tiempo, se pueden visitar las Tumbas Merenides que se encuentran fuera de los muros de la medina yofrecen unas vistas son impresionantes.

Esauira

Esauira es una villa marinera muy tranquila situada a orillas del Atlántico, donde sus casas blancas y azules contrastan con el dorado de sus murallas y fortificaciones. Es un buen lugar para hacer surf, windsurf y kitesurf por los vientos alisios que soplan en la zona.

Esauira, Marruecos
Esauira, Marruecos (ytwong / Getty Images/iStockphoto)

Llaman la atención los zocos, la muralla que rodea a toda la ciudad, que data del siglo XVIII, su bullicioso puerto lleno de barco de colores y numerosos puestos de pescado que preparan al momento para comer, y su medina declarada patrimonio de la humanidad, que invita a pasear entre sus limpias calles con una sucesión interminable de negocios agrupados por especialidad.

Ajena al paso del tiempo, las casas se muestran como antaño encaladas de blanco y de azul de puertas y ventanas. En la plaza de Mulay el Hassan, corazón de la villa, se puede descansar en alguno de sus cafés y terrazas mientras se observa el ir y venir de sus ciudadanos.

La puerta de La Marina nos conduce al ajetreado puerto, Es interesante una visita a la Skala del Puerto, un bastión defensivo, a continuación de la muralla, con dos torres defensivas y con unas estupendas vistas de la bahía.

Ait Ben Haddou

La kasba Ait Ben Haddou se encuentra situada sobre una colina de unos 100 metros de altura, en el margen derecho del río Ounila, en un entorno árido y rocoso. Se trata de un espectacular poblado de adobe y barro con edificios defensivos rodeados por grandes murallas. Por su estado de conservación fue declarada patrimonio de la humanidad, y ha sido escenario de numerosas películas.

Ait Benhaddou , Marruecos
Ait Benhaddou , Marruecos (kasto80 / Getty Images/iStockphoto)

Sigue habitada por unas pocas familias, de hecho los habitantes se fueron desplazando al otro lado del río creándo el pueblo o villa nueva donde reside la mayoría.

Pero merece la pena visitar el interior de la kasba, entrar en sus casas, ver su forma de vida y los detalles decorativos más diversos.

Desde aquí es posible realizar excursiones en los alrededores hacia los valles del Dra, Dades, Todgha y Sous, y hacia la kasba de Telouet y el palacio du Pacha el Glaoui.

Merzouga

En pleno desierto, unos 20 km de la frontera argelina, el pueblo de Merzouga es conocido mundialmente por sus hermosos paisajes y la inmensidad de sus dunas. Más allá de la villa, pueden contemplarse los más bonitos amaneceres y atardeceres tras los colores del desierto.

Calles Merzouga, Marruecos
Calles Merzouga, Marruecos (ElenaMirage / Getty Images/iStockphoto)

Hay un magnífico palmeral a su alrededor que crea un bello contraste entre el verdor de sus hojas y sus doradas dunas.

Cerca de Merzouga se encuentra Erg Chebbi, que significa ‘la pequeña duna’, aunque se trate de una de las dunas más grandes de todo el país. Tiene una longitud de cerca de 30 km y una anchura media de aproximadamente ocho kilómetros; además, algunas dunas pueden alcanzar nada más y nada menos que los 150 metros de altura.

La localidad sirve como punto de partida de excursiones para recorrer las dunas a pie, a lomos de dromedarios o en vehículos todoterreno, una auténtica aventura.

Atardecer en Erg Chebbi, Marruecos
Atardecer en Erg Chebbi, Marruecos (Pavliha / Getty Images)