El eterno suspenso de las cárceles mexicanas | Internacional | EL PAÍS

Origen: El eterno suspenso de las cárceles mexicanas | Internacional | EL PAÍS

El ombudsman mexicano denuncia de nuevo el mal estado de las prisiones: “Nadie en su sano juicio diría que tenemos un buen sistema penitenciario”

En Veracruz, al menos ocho personas murieron en un motín en un penal en abril.
En Veracruz, al menos ocho personas murieron en un motín en un penal en abril.CUARTOSCURO

Ausente de la discusión electoral, el estado de las prisiones mexicanas saca de nuevo los colores al Gobierno. Lo dice la Comisión Nacional de Derechos Humanos, CNDH, en su informe anual sobre el sistema penitenciario. En los reclusorios estatales, donde viven buena parte de los 204.000 presos que hay en el país, persiste la sobrepoblación, el hacinamiento y diferentes niveles de autogobierno.

De acuerdo al informe, el estado de las cárceles apenas varía respecto al diagnóstico del año anterior, o del anterior del anterior… Si la nota media de los centros estatales en 2016 fue de 6.27, en 2017 aumentó tres décimas, hasta 6.30.

Ruth Villanueva, tercera visitadora de la CNDH, ha sido la encargada de presentar el informe este miércoles en Ciudad de México. Villanueva se ha mostrado contundente: “Nadie en su sano juicio pudiera pensar que tenemos un buen sistema penitenciario. Se dejó mucho tiempo en descuido”. No se trata, ha dicho Villanueva, de un problema puntual, sino estructural. La visitadora ha recordado: “Los presos están privados de su libertad, pero no deben ser privados de su dignidad”.

La violencia, riñas y motines son habituales en los penales. Hace apenas unas semanas, un motín en una cárcel de Veracruz, en el este del país, dejó al menos ocho muertos, la mayoría trabajadores. En julio del año pasado, 28 personas murieron asesinadas en una riña en la cárcel de Acapulco, en el Estado de Guerrero. Solo en 2017, la CNDH contó 561 riñas en penales estatales. El año anterior fueron 694. En total, en 2017 se registraron 107 homicidios en los penales estatales, por 85 el año anterior.

Villanueva ha señalado que los penales en peor estado son precisamente los de Guerrero, además de Nayarit y Tamaulipas. Y lo son desde hace años.

Impresiona también la cantidad de quejas recibidas en las oficinas de las comisiones estatales de derechos humanos. En 2017 fueron 6.784, casi la mitad por situaciones acontecidas en penales de Ciudad de México. La CNDH recibió otras 340 quejas en el mismo tiempo.