Menores detenidos por Trump reciben cartas de “esperanza” de parte de jóvenes indocumentados | El Diario NY

Origen: Menores detenidos por Trump reciben cartas de “esperanza” de parte de jóvenes indocumentados | El Diario NY

La idea fue la respuesta de los jóvenes a la política de “tolerancia cero” de Trump
Menores detenidos por Trump reciben cartas de “esperanza” de parte de jóvenes indocumentados
Migración de centroamericanos.
FOTO: EFE

Varios chicos y chicas centroamericanos que llegaron al país como indocumentados y estuvieron en centros de detención lideran ahora una iniciativa para escribir cartas llenas de “esperanza” y “cariño” a niños inmigrantes que actualmente están detenidos por el Gobierno federal.

“Si yo hubiera tenido alguien afuera orando por mí o pensando en mí, esto hubiera marcado una gran diferencia”, comentaron algunos centroamericanos que fueron detenidos a Luz Gallegos, de la organización Formación para el Desarrollo Ocupacional de las Comunidades Educativas (TODEC).

Según la directora de programas comunitarios de este grupo de Perris (California), la idea de redactar cartas a los niños separados de sus padres en la frontera surgió de “ellos mismos” hace un mes, cuando los medios se hicieron eco de los efectos de la política de “tolerancia cero” del Gobierno con los indocumentados.

Así, los más de 200 jóvenes de la organización comunitaria, entre ellos centroamericanos que fueron “encerrados” en el pasado en centros de detención, quisieron mostrar solidaridad con los cerca de 3,000 menores separados de sus padres por la Administración Trump tras cruzar la frontera.

Una joven hondureña, adoptada ahora por una familia estadounidense y que por “temor” al Gobierno se identificó por el nombre ficticio de “Angélica María”, como la famosa actriz y cantante mexicana, explica que en 2016, y con 16 años, emigró sola desde Centroamérica. Al ingresar a Estados Unidos sin documentos fue recluida por las autoridades migratorias durante nueve meses junto a otros menores que emigraron sin tutela de sus padres en el albergue “Casa Nueva Esperanza” (Texas), en donde se sintió “en total abandono”.