Alcalde firma leyes para proteger los derechos de los reclusos | El Diario NY

Origen: Alcalde firma leyes para proteger los derechos de los reclusos | El Diario NY

Nuevas normas requieren al Departamento de cárceles emitir reportes sobre el uso de choques eléctricos con ‘teasers’, ofrecen llamadas nacionales gratis para los internos y suministran servicios de fianza
Alcalde firma leyes para proteger los derechos de los reclusos
Alcalde Bill de Blasio firma paquete de leyes en favor de los reclusos de las carceles de NYC
FOTO: MARIELA LOMBARD / EL DIARIO

De ahora en adelante el Departamento de Correccionales de Nueva York deberá crear reportes específicos cuando los oficiales de las cárceles administren descargas eléctricas a los detenidos usando los llamados ‘tasers’. Así lo establece la ley 779-A, que fue firmada este lunes por el alcalde Bill de Blasio, dentro de un paquete de medidas promovidas por el Concejo Municipal, que pretenden poner freno a abusos y hechos de brutalidad en los penales y proteger los derechos de los reclusos.

“Todas estas leyes tienen en común que van a ayudar a mantener la ciudad más justa”, comentó el mandatario local, al referirse a esa ley y otras tres relacionadas con prisiones. Asimismo, el Alcalde firmó un par de iniciativas sobre supervisión de costos y alimentación en centros de adultos mayores y una sobre control rentas de apartamentos de períodos cortos a través de internet.

Donovan Richards, presidente del Comité de Seguridad Pública del Concejo y promotor de la ley de control de los ‘teaser’ en los penales, aseguró que la nueva normativa brindará la transparencia necesaria sobre cualquier uso de la fuerza que realicen las autoridades. “Debemos estar muy atentos con el uso de dispositivos de descarga eléctrica en nuestras cárceles para asegurar que un incremento en su uso no resulte en el incremento de los abusos”, dijo el concejal.

Otra de las leyes firmadas por el Alcalde, la 741-A, garantizará que las llamadas telefónicas de los reclusos sean gratis para las personas encarceladas, con lo que se prohíbe que la Ciudad recaude ingresos.

“Las familias y amigos de las personas prisioneras no deberían tener que elegir entre escuchar a sus seres queridos y pagar sus cuentas, simplemente porque estas personas no pueden pagar las llamadas telefónicas”, comentó el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, quien presentó la iniciativa. “Las personas que están bajo custodia en nuestras cárceles no tendrán que pagar para mantenerse en contacto con las personas que las respaldan”.

El concejal Keith Powers, presidente del Comité de Justicia Criminal del Concejo, aseguró que las iniciativas aprobadas van de la mano con el compromiso que tiene la Ciudad de cerrar Rikers Island, pero mientras eso ocurre, las nuevas normativas garantizarán los derechos de los reclusos.

“Tenemos una tremenda responsabilidad de mantener seguros a todos los reclusos y dar un trato justo a quienes están dentro de esos muros”, comentó Powers, destacando además otra ley aprobada que exige una lista de derechos para aquellos que buscan servicios de fianza.

El concejal Rafael Espinal, miembro del Caucus negro, latino y asiático, mencionó que especialmente la ley sobre la obligatoriedad de presentar informes trimensuales sobre el uso de ‘taisers’ en las prisiones, donde mayormente hay negros e hispanos, frenará los abusos.

“La transparencia en nuestras cárceles asegurará que los reclusos sean tratados con dignidad y respeto. Durante demasiado tiempo, los informes de abuso y negligencia han plagado a Rikers Island”, comentó el líder político de Brooklyn. “Estas leyes recorrerán un largo camino para devolver la confianza a nuestro sistema de justicia”.

Josmar Trujillo, activista de El Barrio y miembro de la lucha contra la brutalidad de uniformados, recibió las nuevas normativas con escepticismo.

Rikers Island alberga actualmente unos 9 mil presos

“Aunque estas leyes pueden ayudar son insuficientes, pues lo que necesitamos realmente son cambios drásticos en el sistema y dejar de poner gente innecesariamente en las cárceles”, dijo el activista. “En vez de dar llamadas gratis lo que hay que hacer es garantizar que mucha gente espere sus juicios en sus casas y no encarcelados”.

Trujillo puso en duda además que la ley que exige reportes sobre el uso de choques eléctricos en los penales vaya a ser transparente si no se usa personal independiente que los realice. “Los reportes siempre son mejor que nada para tener una idea de lo que está pasando en las cárceles, pero el problema es que obviamente estos oficiales no van a hacerlo de manera honesta, pues allí no solo hay una cultura de violencia sino una cultura de mentir”, comentó el líder comunitario. “Es fácil, si soy un oficial no quiero mostrar incidentes altos y por supuesto voy a poner la mejor cara, lo más conveniente”.

El contralor Scott Stringer, por su parte, mencionó que las nuevas legislaciones protegen a los neoyorquinos vulnerables de la explotación y aumentan la transparencia en el Departamento de Cárceles, pero reiteró la urgencia de ir más allá y abolir las fianzas comerciales.

“Cada año, decenas de miles de neoyorquinos son puestos en celdas, a pesar de que no han sido condenados por un delito, simplemente porque no han pagado la fianza”, dijo Stringer. “Hoy, la Ciudad defiende a los neoyorquinos atrapados en la maraña del sistema de fianzas (…) estos proyectos de ley son pasos importantes en la dirección correcta”.

Brandon Holmes, coordinador de la Campaña #CLOSErikers, aseguró que los informes han demostrado que el uso indebido y desenfrenado de la fuerza por parte de oficiales de prisiones ha aumentado incluso cuando la población detenida en Rikers ha disminuido, por lo que exigió acciones más allá de reportes.

“El uso de pistolas paralizantes es inhumano y, en esta cultura de brutalidad y falta de responsabilidad, es totalmente inaceptable. La transparencia sobre las pistolas paralizantes y cualquier uso de fuerza es crucial pero la transparencia no es suficiente”, dijo el activista, quien hizo un llamado a la Administración De Blasio.

“El Departamento de Servicios Correccionales permite una cultura de violencia que debe ser clausurada”, dijo. “Por lo tanto, el Alcalde debe hacer todo lo posible para disminuir la población encarcelada en Nueva York y cerrar Rikers en una línea de tiempo más rápida, incluso mientras trabajamos para proteger a todas personas que permanecen en Rikers por ahora”, concluyó.