La fotovoltaica resurge con un 145% más de potencia instalada en el 2017

Origen: La fotovoltaica resurge con un 145% más de potencia instalada en el 2017

La tercera fuente de energía renovable aporta un 3% al total de generación eléctrica


La fotovoltaica resurge con un 145% más de potencia instalada en el 2017

Placas fotovoltaicas en la Fira de Barcelona en l’Hospitalet (Llibert Teixidó)
MADRID

El sector fotovoltaico español comenzó a recuperar el año pasado el esplendor que perdió con la reforma eléctrica del 2013, gracias a las subastas de nueva potencia renovable que marcaron un punto de inflexión. Según los datos divulgados por la principal patronal del sector, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), tras años de crisis, el pasado se instalaron 135 megavatios (MW) fotovoltaicos, lo que supone un crecimiento del 145% en el 2017 respecto a los 55 MW que se pusieron en marcha un año antes.

Las políticas globales de eliminación de la generación con el carbón, la evolución tecnológica y la caída en picado de los costes de producción han propiciado un cambio de tendencia en los inversores que quedó patente en la última subasta renovable, en la que este sector se repartió con la energía eólica los 8.000 MW ofertados, algo insólito hasta la fecha. La fotovoltaica se llevó en concreto 3.940 MW.

Desde el 2012 hasta el ejercicio 2017, una vez que se ha alcanzado el pico de instalación fotovoltaica, los datos muestran que el mix eléctrico en España asegura una producción, relativamente constante, entorno a los 8.000 gigavatios/hora (GWh) de origen fotovoltaico. Eso significa que la producción de energía solar se ha estabilizado y proporciona entorno a un 3% del mix eléctrico en los últimos años, apunta el informe anual de la UNEF del 2017.

La energía solar representa el 0,3% del PIB, que equivale a 4.000 millones

Si se analiza solo el conjunto de las energías renovables, la fotovoltaica se erigió en el 2017 como la tercera fuente con mayor peso en el mix, con un 9,9% de generación renovable. En el 2017 descendió la generación de energías renovables, sobre todo por el descenso de la producción hidráulica, al ser un año especialmente seco. De ahí que la generación fotovoltaica se incrementó desde el 7,9% de un año antes, hasta ese 9,9% del año pasado.

La potencia fotovoltaica instalada en España asciende a 5,6 gigavatios (GW). Cinco comunidades autónomas (Castilla- La Mancha, Andalucía, Extremadura, Castilla-León y Murcia) aglutinan el 70% de la capacidad instalada. En total, hay 61.456 instalaciones en funcionamiento.

En Catalunya, la potencia instalada se eleva a 270,02 megavatios (MW), lo que representa alrededor de un 5%. En total hay en la comunidad 3.629 instalaciones.

energia renovable
energia renovable (Raúl Camañas)

Según Jorge Barredo, presidente de UNEF, “el coste de los paneles se ha reducido un 81% desde el año 2009 y eso, unido a importantes reducciones en el equilibrio de los costes del sistema, lleva a que se haya estabilizado el sector”. Según la citada organización, el sector fotovoltaico generó unos ingresos de 3.935 millones en el 2017, lo que supone una contribución directa al PIB del 0,3%.

En el 2017, las empresas del sector emplearon a 6.102 personas de forma directa y a 9.485 de forma indirecta. Un 40% (2.415) de empleo directo se genera en las actividades de producción y distribución, un 26% (1.590) se crea en las ingenierías e instaladores, un 19% (1.150) en las actividades mixtas y un 15% (947) lo generan los fabricantes.

Además, el gasto de las empresas españolas del sector en investigación y desarrollo (I+D+i) fue de 60 millones de euros en el 2017, lo que supone un 1,5% de su facturación, una cifra que está muy por encima del 0,89% de media en este tipo de inversión en el país.

“Una de las grandes ventajas de la fotovoltaica es que contribuye positivamente a la reducción de emisiones en el sector eléctrico por su carácter renovable y sus casi nulas emisiones directas”, explica el presidente de UNEF.

Tras el parón del 2013 al 2015 España es el quinto país en instalaciones

En el marco de la estrategia energética y climática de la Unión Europa para el 2030, el sector fotovoltaico, junto al eólico, tienen que convertirse en la principal fuente de energía primaria del sector eléctrico. Esto se traduce en que su aportación al PIB debería oscilar entre los 24.366 millones y los 29.196 millones en España, lo que representa alrededor de un 2% del producto interior bruto.

En el 2017, el Gobierno, a través del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, realizó dos subastas de energía renovable, en las que se adjudicaron 8.000 MW de potencia eólica, fotovoltaica y biomasa. En la primera la fotovoltaica se adjudicó 1 MW de potencia y en la segunda 3.939 MW. Tras la primera subasta, UNEF presentó un recurso ante el Tribunal Supremo “ya que las reglas del diseño de la subasta eran discriminatorias para la tecnología fotovoltaica”, señala Barredo. En la segunda subasta se corrigieron de forma “parcial” los errores y de ahí que hubo mayores adjudicaciones para esta industria.

La segunda subasta generará ­inversiones por más de 3.500 ­millones y la creación de nuevos puestos de trabajo. El sector en cualquier caso, aún espera el fallo del Supremo para que en las pró­ximas subastas se subsanen todos los errores. En total, en España hay operativas más de 300 empresas, de las cuales muchas exportan sus productos. Eso sí, no todas ellas son fabricantes.

Sin embargo, el parón sufrido entre los años 2013 y 2015 –periodo en el que los volúmenes fueron insignificantes tras suprimirse las subvenciones públicas y recortarse con fuerza las primas para las plantas ya existentes– hizo que el país perdiese el tren con respecto a otras grandes economías europeas y sigue ocupando el quinto lugar con 5,6 gigavatios (GW) instalados, muy lejos de los 42 GW de Alemania, los 19,7 GW de Italia, los 12,7 GW del Reino Unido y los 8 GW de Francia.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.