Casi 1.500 marroquíes aprovechan la campaña de la fresa de Huelva para quedarse en España | España | EL PAÍS

Origen: Casi 1.500 marroquíes aprovechan la campaña de la fresa de Huelva para quedarse en España | España | EL PAÍS

El Gobierno negocia con Marruecos como evitar que este modelo de contratación en origen se convierta en una vía de entrada irregular

Un grupo de mujeres se dirige al tajo a recoger fresas en una finca de la localidad onubense de Palos de la Frontera.
Un grupo de mujeres se dirige al tajo a recoger fresas en una finca de la localidad onubense de Palos de la Frontera. PACO PUENTES

La última campaña de la fresa en Huelva ha estado marcada por los abusos laborales y sexuales denunciados por varias temporeras marroquíes, pero también por el alto número de mujeres que ha decidido quedarse irregularmente en España tras finalizar su contrato. Al menos 1.424 jornaleras no han cumplido su compromiso de retornar a Marruecos una vez concluida la temporada, según las cifras provisionales que maneja la Secretaría de Estado de Migraciones.

Fuentes cercanas a la organización de esta operación conjunta entre los Gobiernos de España y Marruecos calculan, sin embargo, que el número es aún mayor y asciende a 2.500 temporeras, según detalla EFE. Se trataría de un 17% del total de las 15.134 mujeres que este año han trabajado en los campos onubenses.

Las cifras preocupan al Ejecutivo español y también al marroquí, que se han reunido en dos ocasiones para estudiar mejoras en el modelo de contratación en origen y evitar que se convierta en “una falsa puerta de entrada” para la inmigración irregular.

En la campaña de 2016-2017 se quedaron 521 temporeras, un 11% del total de 4.500 mujeres. Un porcentaje que supera los registros de años anteriores: desde que se puso en marcha el convenio en 2012, el dato de no retornadas oscilaba del 2% al 6%.

“Estamos poniendo mucho interés en Huelva porque sabemos que ha habido fallos y no queremos que se repitan”, afirma la Secretaría de Estado. Las deficiencias identificadas no se refieren únicamente a las mujeres que decidieron quedarse, sino también a quejas recibidas por las condiciones de trabajo y alojamiento en pequeñas explotaciones agrícolas, que además impidieron el acceso para su fiscalización.

El de Huelva es actualmente el único modelo de inmigración temporal de España y no conviene que falle en un Gobierno que en sus discursos apuesta por ampliar vías de inmigración ordenada y legal. La secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, incluyó este asunto entre las prioridades de su visita a Rabat este lunes y martes.

“No vamos a regularizar”

Los fallos ya comenzaron a percibirse en mayo, con la campaña iniciada, cuando medio centenar de mujeres no apareció o dejó de ir a los campos. Así lo constataron a este periódico fuentes diplomáticas en Marruecos y los propios empresarios de la fresa.

Las cifras preocupan al Ejecutivo español y también al marroquí, que se han reunido en dos ocasiones para estudiar mejoras en el modelo de contratación en origen y evitar que se convierta en “una falsa puerta de entrada” para la inmigración irregular.

En la campaña de 2016-2017 se quedaron 521 temporeras, un 11% del total de 4.500 mujeres. Un porcentaje que supera los registros de años anteriores: desde que se puso en marcha el convenio en 2012, el dato de no retornadas oscilaba del 2% al 6%.

“Estamos poniendo mucho interés en Huelva porque sabemos que ha habido fallos y no queremos que se repitan”, afirma la Secretaría de Estado. Las deficiencias identificadas no se refieren únicamente a las mujeres que decidieron quedarse, sino también a quejas recibidas por las condiciones de trabajo y alojamiento en pequeñas explotaciones agrícolas, que además impidieron el acceso para su fiscalización.

El de Huelva es actualmente el único modelo de inmigración temporal de España y no conviene que falle en un Gobierno que en sus discursos apuesta por ampliar vías de inmigración ordenada y legal. La secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, incluyó este asunto entre las prioridades de su visita a Rabat este lunes y martes.

“No vamos a regularizar”

Los fallos ya comenzaron a percibirse en mayo, con la campaña iniciada, cuando medio centenar de mujeres no apareció o dejó de ir a los campos. Así lo constataron a este periódico fuentes diplomáticas en Marruecos y los propios empresarios de la fresa.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.