Muere en una comisaría un político detenido por el atentado contra Maduro | Internacional | EL PAÍS

Origen: Muere en una comisaría un político detenido por el atentado contra Maduro | Internacional | EL PAÍS

El Gobierno de Venezuela asegura que el concejal Fernando Albán se ha suicidado en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional en Caracas

Atentado Maduro
Guardaespaldas protegen a Maduro tras la explosión de un dron el pasado 4 de agosto. XINHUA AP

Fernando Albán Salazar, concejal del Área Metropolitana de Caracas del partido Primero Justicia, ha muerto este lunes en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), en Caracas. El deceso fue confirmado por Néstor Reverol, ministro de Interior y Justicia. “En el momento que el detenido iba a ser trasladado al tribunal, encontrándose en la sala de espera del SEBIN, se lanzó por una ventana de las instalaciones cayendo al vacío, ocasionándole la muerte”, dijo.

El político fue arrestado en el aeropuerto Simón Bolívar de Caracas cuando regresaba de Estados Unidos el pasado viernes. La policía informó de que estaba preso por su presunta participación en el atentado fallido con drones contra el presidente Nicolás Maduro cometido el 4 de agosto en un acto militar en Caracas. Albán se hallaba aislado desde su detención en la sede del SEBIN, sometido a interrogatorios de los agentes policiales. No había declarado ante un tribunal de justicia.

Todavía no se conocen detalles de la presunta participación del concejal en el posible atentado. Por el estallido de los drones han detenido a a más de 14 personas y acusado a otras en Venezuela. Entre los prisioneros destaca Juan Requesens, diputado de la Asamblea Nacional. Su abogado, Joel García, aguardaba conocer detalles de su caso este lunes. “El tribunal que conoce de la causa del concejal sigue sin despacho y solo nos informa de que el traslado no ha llegado”, dijo minutos antes de conocer la muerte.

El Ministerio Público ha designado a dos fiscales para investigar la muerte. Por ahora el suceso es confuso. La versión del ministro Reverol no coincide con la de Tarek William Saab, fiscal general de Venezuela designado por la Constituyente. “La versión preliminar de los hechos, es que el ciudadano solicitó ir al baño y de estar allí se lanzó desde un piso 10º del edificio”, declaró en el canal gubernamental Venezolana de Televisión.

Primero Justicia, la formación de Julio Borges y Henrique Capriles cree que se trata de un homicidio. “Con profundo dolor y sed de justicia nos dirigimos al pueblo de Venezuela, especialmente a los justicieros de todo el país, para informar de que el concejal Fernando Albán murió asesinado en manos del régimen de Nicolás Maduro en el SEBIN de Plaza Venezuela”, aseguró en un comunicado. Muchos de los políticos culpados por el régimen de estar involucrados en la explosión de los drones en el acto militar de agosto en Caracas militan en este partido opositor. El activista de Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, Sergio Contreras manifestó en Twitter que él pasó por las celdas del SEBIN: “Jamás me dejaron ir al baño sin la custodia de por lo menos dos funcionarios armados y jamás a un baño con ventanas”.

El Gobierno culpa a Julio Borges, expresidente de la Asamblea Nacional, y a los Gobiernos de Colombia, Chile, Estados Unidos y México de estar detrás del atentado. La Cancillería venezolana ha acusado a la Casa de Nariño de proteger a los presuntos responsables de la explosión de los drones en Caracas. “Resulta risible que la Presidencia de Colombia se sienta ofendida, cuando es público y notorio que el Señor [Iván] Duque ha colocado la institucionalidad colombiana al servicio de intereses oscuros e inconfesables contra el Gobierno de Venezuela, avalando y apoyando toda suerte de acciones y conspiraciones”, afirma un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores divulgado el domingo.

Borges, exiliado en Bogotá, ha denunciado que la policía política presionaba a Albán para declararse culpable. “Ayer [domingo] hablé con su esposa y me dijo que estaba sólido, fuerte y me dijo que lo estaban presionando para incriminarlo en el tema del magnicidio y hoy vemos el resultado de eso”, dijo en una transmisión de Periscope.

La represión contra los opositores es denunciada por la Organización de Naciones Unidas. Hace cinco días la familia del general Raúl Isaías Baduel, otro preso político, denunció que había “rumores” de que murió una persona en la sede del SEBIN. Por este motivo solicitaban una fe de vida del excompañero de armas de Hugo Chávez. Esta no es la primera muerte de un prisionero en la sede de la policía política. En marzo de 2015, el piloto Rodolfo González, un opositor del Gobierno, se suicidó en sus instalaciones. En cambio, Maduro niega que existan prisioneros por motivos políticos y que se violen los derechos humanos en el país.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.