Ellas pueden reducir las muertes de madres en Sudáfrica | Planeta Futuro | EL PAÍS

Origen: Ellas pueden reducir las muertes de madres en Sudáfrica | Planeta Futuro | EL PAÍS

Las matronas son una pieza clave en un programa único para atender embarazos y partos en el país africano, que tiene una de las tasas de fallecimiento maternoinfantiles más altas del mundo

Miembros del equipo de atención a embarazadas y madres del Birthing team.
Miembros del equipo de atención a embarazadas y madres del Birthing team. THE BIRTHING TEAM

¿Podrían ser las matronas la solución para frenar la triste tasa de mortalidad materna de Sudáfrica, que se encuentra actualmente entre las más altas del mundo? El reumatólogo y economista sanitario Brian Ruff piensa que sí. Es el director general de PPO Serve, una compañía de gestión de sanidad privada en Sudáfrica. Para facilitar partos más seguros y más baratos a las mujeres de clase media y baja que carecen de seguro médico, su empresa creó The Birthing Team (El equipo de partos) en junio de 2017.

En el país africano, alrededor de 134 madres mueren durante el parto por cada 100.000 niños que nacen. Si bien la tasa de mortalidad ha disminuido en casi un tercio en los hospitales públicos en los últimos años, según una investigación publicada por el South African Medical Journal, los especialistas señalan que se necesitan acciones urgentes para lograr el objetivo del país de reducir a la mitad estas pérdidas antes de 2030.

“En el Reino Unido, todas las pacientes con embarazos de bajo riesgo son atendidas por matronas”, señala el ginecólogo Howard Manyonga, director de The Birthing Team. Añade que en Sudáfrica estas profesionales están “infrautilizadas”, y que las mejores a menudo abandonan el país.

Actualmente la iniciativa funciona en tres hospitales privados en Durban, Johannesburgo y Pretoria. La tocóloga Selina Ramatsoso, una de las integrantes del equipo en Pretoria, afirma que la iniciativa empoderó a estas cuidadoras especializadas. “Estamos devolviendo los partos a las matronas”, señala. Con un personal de enfermeras especializadas y unos pocos médicos que las apoyan, el equipo de cada hospital gestiona todo lo relacionado con el alumbramiento a un coste reducido.

Un taller explicativo del equipo, con el doctor Manyonga al fondo.
Un taller explicativo del equipo, con el doctor Manyonga al fondo. THE BIRTHING TEAM

El paquete de atención de The Birthing Team cubre a madres y bebés desde las 20 semanas de embarazo hasta seis semanas después del nacimiento, e incluye tanto análisis y revisiones como medicación, tres ultrasonidos y el parto, incluida una cesárea, si es necesario. Cuesta alrededor de 21.000 rands sudafricanos (1.300 euros). Las mujeres que sí pueden costear un seguro médico pagan una media de 38.000 rands por el parto y la estancia en un hospital privado, según Discovery Health Medical Scheme, la aseguradora de sanidad privada más grande del país.

En los saturados hospitales públicos, las mujeres sin seguro pueden pasar hasta 36 horas esperando una cesárea de emergencia. Las largas esperas pueden provocar que los bebés nazcan con daño cerebral. El enfoque holístico del doctoe Ruff podría salvar estas diferencias. En el sector privado, que atiende a alrededor del 16% de la población, los especialistas en ginecología suelen atender a todas las mujeres embarazadas, cuando una matrona apoyada por un equipo de médicos podría ocuparse de los embarazos sin complicaciones, ahorrando tiempo y dinero.

Por eso el modelo de The Birthing Team cuesta menos; los tocólogos tratan a las pacientes sólo dos veces durante el embarazo (en su primera cita y a las 36 semanas, a menos que presenten complicaciones) y una matrona se encarga de la mayoría de las revisiones y de los partos. El alcance del equipo no incluye casos altamente complejos o pacientes con probabilidades de tener un parto prematuro, aunque de momento sólo han rechazado el 5% de los casos.

Las historias médicas de las pacientes se discuten semanalmente entre matronas y médicos, que permanecen enteramente disponibles para consultas telefónicas. La doctora Ramatsoso, que ahora solo atiende a pacientes que sufren complicaciones, estima que el sistema ayuda a los médicos a usar sus habilidades de forma más eficiente. Como resultado, la iniciativa asistió 250 nacimientos en el último año, ninguno de los cuales resultó en muertes maternas o infantiles. “Un bebé nació sin suficiente oxígeno, pero después de unos días en cuidados intensivos se recuperó por completo y no tuvo un daño cerebral duradero,” apunta Manyonga.

Más partos naturales

Mientras que alrededor del 62% de las mujeres de clase media con seguros médicos dan a luz por cesárea, según el último informe del Consejo de Esquemas Médicos, el sistema de The Birthing Team ha logrado reducir las tasas de cesárea entre sus pacientes al 40%. “Hacemos un seguimiento de las experiencias de las mujeres. Agradecen ser atendidas por una matrona, que puede pasar una hora con ellas en cada cita”, apunta el doctor Manyonga.

Una madre de Johannesburgo, Natascha Loubser, utilizó el sistema durante su embarazo y en su parto de 14 horas. “A lo largo de mi embarazo y en las revisiones se portaron maravillosamente”, comenta, y añade lo “agradecida” que se siente con todos aquellos que ayudaron a traer a su “princesa” al mundo.

Este año, The Birthing Team aspira a una licitación del Gobierno de Sudáfrica que les permitiría entrar en el sistema sanitario nacional previsto en el país, para ayudar con los embarazos de alto riesgo. Si se les otorga, los equipos “asistirían en 11 distritos del país con atención prenatal y partos de alto riesgo”. A largo plazo, el equipo pretende implementar su programa en todo el país.

Katharine Child es periodista de The Sunday Times de Sudáfrica.

Este reportaje pertenece a la iniciativa Repensar la salud, que agrupa a cinco grandes cabeceras para publicar temas sobre salud global.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Deja un comentario