La última locura de Kitai: un concierto de 24 horas | Madrid | EL PAÍS

Origen: La última locura de Kitai: un concierto de 24 horas | Madrid | EL PAÍS

Los madrileños se encierran en la sala El Sol con la idea de tocar un día entero sin descanso

El grupo madrileño Kitai.
El grupo madrileño Kitai.

El cuarteto madrileño Kitai se ha ido labrando fama de aguerrido y, sobre todo, atrevido. Alexander, Edu, Fabio y Deivhook practican un rock fervoroso, ejercen de exhibicionistas vocacionales, consiguieron para su segundo álbum que los produjera Juanma Latorre (uno de los guitarristas y compositores de Vetusta Morla) y han provocado momentos de auténtico delirio colectivo en la Plaza del Trigo de Aranda de Duero (Burgos), en sucesivas entregas del festival Sonorama Ribera. Pero querían más. Y lo siguiente, de conseguirlo, les convertirá en unos especímenes únicos. Este próximo martes y 13 se pondrán a tocar en la sala El Sol a partir de las ocho de la tarde con la firme intención de no dejar de hacerlo hasta la misma hora del miércoles, 24 horas después. Lo han llamado #RetoKitai24horas, porque todas las locuras contemporáneas acaban adoptando forma de hashtag, y la posteridad en forma de entrada en el Libro Guinness de los Récords les espera en caso de materializar su propósito.

Los chicos, la verdad sea dicha, siempre fueron volcánicos. Es característica su tendencia a irse despojando de prendas encima del escenario, una costumbre que llevaron hasta las últimas consecuencias en el Sonorama del pasado mes de agosto: acabaron completamente desnudos y con un simple calcetín blanco para tapar sus partes pudendas, a la manera de sus admirados Red Hot Chili Peppers en la portada del disco The Abbey Road EP. Ya en junio habían dado muestras de imponente resistencia física en las tres jornadas del Download Festival, en la Caja Mágica, a cuya entrada actuaban cada día durante seis horas ininterrumpidas para dar la bienvenida a los asistentes. El órdago del día 13 adquiere ahora una dimensión no ya solo épica, sino simbólica: lo consideran una plasmación de su compromiso con la música y con una forma de vida. Y darán fe pública de este afán de superación retransmitiendo toda la jornada en streaming por las redes sociales, mientras que el acceso del público a El Sol (C/ Jardines 3, metro Gran Vía) será libre y gratuito desde las 19.30 a las 24.00 del martes y a lo largo de las dos últimas horas del maratón, de 18.00 a 20.00 del miércoles.

¿Reglas? Muy poquitas. Los cuatro artistas solo pueden abandonar el escenario cinco minutos cada hora, los descansos entre canción y canción no deben sobrepasar los treinta segundos y el repertorio no puede repetirse en cuatro horas, por lo que Kitai, con solo dos discos en su haber, están preparando docenas de versiones y colaboraciones. En los primeros momentos de esta gloriosa chaladura rockera se plantearon incluso la posibilidad de usar pañales para no tener que ir ni siquiera al baño. Finalmente, alguien les convenció de que no hacía falta llevar las cosas tan lejos.

Los preparativos, en cualquier caso, no son ninguna broma. Estos cuatro veinteañeros llevan más de un mes con ejercicios específicos de cardio para resistir el envite. El jefe de filas, Alejandro Martínez-Esteve, está recibiendo una preparación especial a cargo de la musicoterapeuta Patricia Ferro, entrenadora vocal de otros artistas como Pucho (Vetusta Morla) o La Mala Rodríguez. También han optado por bajar la tonalidad a sus canciones más difíciles, de manera que el cantante no se castigue las cuerdas vocales más de lo debido.

A lo largo de la extenuante jornada se materializarán visitas y aportaciones de lo más diversas, desde Taburete a Rayden, Fran Perea, El Gran Wyoming o Arkano. Pueden subirse todos al escenario, pero los Kitai no están autorizados a aprovechar para bajarse. Ellos cuatro son muy conscientes de que la selección de invitados es muy iconoclasta, pero no les importa. “Nuestra visión siempre ha sido esa: sin miedo y sin complejos, aceptando la amistad de todos y manteniendo una identidad propia y unas ganas locas de tocar”, resume Martínez-Esteve. El miércoles 14 de noviembre, a las ocho de la tarde, quizá sea uno de los cuatro responsables del más insólito récord mundial que se recuerda en la escena rockera de la ciudad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.