La NASA buscará señales de vida en un antiguo lago de Marte

Origen: La NASA buscará señales de vida en un antiguo lago de Marte

Una nave viajará al espacio en julio de 2020 para recoger muestras de las rocas y el suelo de un gran cráter


La NASA buscará señales de vida en un antiguo lago de Marte
Imagen de archivo de la NASA lanzada el 19 de noviembre de 2018 de la superficie de Marte (Ho / AFP)
EFEWASHINGTON

Una nave de la NASA buscará pistas sobre si alguna vez hubo vida en Marte mediante el análisis de las rocas de un antiguo lago y un delta, dos accidentes geográficos que podrían conservar signos de antiguos organismos, informó hoy la agencia espacial.

La NASA había estado debatiendo durante cinco años sobre cuál era el mejor lugar en el que debía aterrizar su nave, que viajará al espacio en julio de 2020.

Después de estudiar más de sesenta lugares diferentes en Marte, la NASA anunció hoy que su nave -un vehículo espacial diseñado para moverse sobre la superficie del planeta- se dirigirá a un cráter de 45 kilómetros de diámetro, llamado Jezero, donde recogerá muestras de rocas y suelo.

El cráter podría haber conservado signos de moléculas orgánicas y microbios

En una conferencia telefónica, el científico Ken Farley, que trabaja para el proyecto Marte 2020 en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, explicó que el cráter es el antiguo hogar de un río, por lo que podría haber conservado signos de moléculas orgánicas y microbios.

“Es muy atractivo desde el punto de vista científico. Lo primero, los lagos en la Tierra son buenos lugares para la vida e inevitablemente en ellos hay algo de vida. Lo segundo, es que el delta es extremadamente bueno en la preservación de biofirmas, es decir, muestras de que hubo vida”, explicó Farley.

Además, el antiguo lago, que tuvo 250 metros de profundidad, tiene cinco tipos de rocas diferentes: desde arcillas y rocas carbonatadas, que pueden preservar señales sobre antiguos organismos, hasta rocas volcánicas, que podrían ofrecer pistas sobre la evolución volcánica de Marte.

El antiguo lago tuvo 250 metros de profundidad y tiene cinco tipos de rocas diferentes

El objetivo, comentó Farley, es averiguar primero cómo era el ambiente en el planeta rojo y luego tratar de entender qué tipo de vida podía haberlo habitado.

Los resultados de misiones especiales anteriores demuestran que Marte no fue siempre un desierto rojo, sino que tuvo una gran actividad volcánica (como muestran los cráteres) y que, además, llegó a albergar agua líquida en la superficie, lo que significa que podría haber contado con una atmósfera apta para la vida.

 

 

La NASA inició en 2012 un programa que tiene como objetivo el lanzamiento de un vehículo de exploración a Marte en el año 2020.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.