El lujo y los servicios exclusivos llegan a la celebración religiosa más grande del mundo – Español

Origen: El lujo y los servicios exclusivos llegan a la celebración religiosa más grande del mundo – Español

Read in English

[Si quieres recibir los mejores reportajes de The New York Times en Español en tu correo, suscríbete aquí a El Times]

PRAYAGRAJ, India — Naga Baba Prayagrajgiri, el hombre santo, ha presenciado muchas cosas en su vida. Eso se notaba en su barba blanca y larga y en su cuerpo desnudo y esquelético.

Es un asceta que se unió a las multitudes de fieles hindúes que cada seis años van a Prayagraj para orar y bañarse en la confluencia de los grandes ríos de India, dos de ellos ríos terrenales y el tercero, espiritual.

A lo largo de los años, ha visto cómo el peregrinaje, conocido como Kumbhamela, pasó de contar con la presencia de decenas de millones de personas a cientos de millones de ellas: la reunión religiosa más grande del mundo.

Sin embargo, el festival de este año —el más grande y más costoso de la historia— fue distinto, dijo Prayagrajgiri. “Lo califico con un cero”, comentó.

Muchos peregrinos se afeitan la cabeza después del baño ritual. CreditBryan Denton para The New York Times
Continue reading the main storyFoto

El lugar donde se realizan los baños rituales en Sangam, en la confluencia de los ríos Ganges y Yamuna. CreditBryan Denton para The New York Times
Continue reading the main storyFoto

Este año se esperaba que 150 millones de personas asistieran al Kumbhamela, entre enero y marzo. CreditBryan Denton para The New York Times

Durante siglos, los fieles han venido aquí para enjuagar sus pecados en el lugar donde los ríos Ganges y Yamuna convergen con una corriente de agua invisible y mítica conocida como el Sarasvati. Este año, se esperaba que 150 millones de personas asistieran al Kumbhamela entre enero y marzo.

Tradicionalmente los ascéticos como Prayagrajgiri, conocidos como sadhus, eran la atracción principal del festival y levantaban tiendas de acampar para recibir a los fieles.

Esos hombres santos, muchos de los cuales han renunciado a todas las posesiones materiales, incluida la ropa, se sentaban alrededor de fogatas, hablaban sobre la fe hindú, llamaban a los paseantes para darles bendiciones a cambio de limosnas y recibían a huéspedes en sus tiendas.

Prayagrajgiri no reveló su edad. Además, advirtió que preguntarle la edad a un sadhu provoca que quien pregunta le entregue sus años restantes al hombre santo.

Continue reading the main storyFoto

Una mujer trans sale de una tienda de campaña en Kumbh Nagari, una ciudad improvisada que fue construida para albergar a los fieles. CreditBryan Denton para The New York Times
Continue reading the main storyFoto

Kumbh Nagari, una ciudad temporal construida a orillas del río Ganges. CreditBryan Denton para The New York Times
Continue reading the main storyFoto

Un trabajador limpiaba uno de los 120.000 baños habilitados para la celebración. El gobierno invirtió millones en el festival de este año, el más grande de todos los tiempos. CreditBryan Denton para The New York Times

“En los Kumbhamelas pasados, la gente solía venir a vivir con los gurús y pagar un donativo de 500 a 2000 rupias (de 7 a 28 dólares) por quedarse en las tiendas y comer”, dijo Prayagrajgiri. “Esa era la costumbre y eso es lo que desean los gurús”.

No obstante, la tienda de Prayagrajgiri estaba vacía, al igual que muchas otras en Juna Akhara, uno de los trece campamentos sadhu que hospedan a los ascéticos del festival.

Si la fe traía a los peregrinos a las tiendas sadhu en el pasado, la política los mantuvo alejados este año.

El peregrinaje de este año ha coincidido con una elección nacional. El primer ministro Narendra Modi, cuyo partido está anclado en las creencias hindúes nacionalistas, consideraron que el peregrinaje era una oportunidad para hacer campaña. Así que el presupuesto del festival y la ciudad temporal cercana recibieron 600 millones de dólares, tres veces el costo del festival de 2013.

Como se acostumbra, en cuestión de meses, se construyó una ciudad desde cero en las orillas secas y arenosas del río. La ciudad se llama Kumbh Nagari.

Continue reading the main storyFoto

Los huéspedes del Indraprastham Tent City, un lujoso campamento CreditBryan Denton para The New York Times
Continue reading the main storyFoto

El gobierno indio promocionó el festival en el extranjero, por lo que en la edición de este año asistieron muchos visitantes japoneses y de otros países. CreditBryan Denton para The New York Times
Continue reading the main storyFoto

Un hombre santo y una niña disfrutaban de una de las atracciones mecánicas del festival. CreditBryan Denton para The New York Times

La Kumbh Nagari de este año fue más ordenada que en ediciones anteriores, dijeron muchos asistentes. Hubo servicios sanitarios y opciones de transporte; acceso todo el día a servicios de agua y electricidad; carnavales y exposiciones artísticas; además de oficiales de policía que vigilaron el cumplimiento de las normas.

En un evento que históricamente había tenido pocos lugares donde dormir también hubo más alojamientos, incluidas posadas más lujosas que las modestas tiendas de los ascetas.

El gobierno también anunció el festival en el extranjero con la esperanza de atraer a expatriados y turistas indios, además de los devotos de mediana edad que generalmente van a la festividad.

Se construyó una cantidad importante de nuevos alojamientos, entre ellos opciones de lujo como los “campamentos glamurosos”, que antes no estaban disponibles. Para algunos asistentes, los servicios modernos han cambiado el tono del evento.

“El Kumbhala no era así”, dijo Pradeep Sinha, de 70 años, administrador en jefe del Hospital PPM, una clínica gratuita. “Esta vez tiene un estilo más corporativo”.

Continue reading the main storyFoto

Peregrinos que compraban mercaderías en los puestos callejeros. CreditBryan Denton para The New York Times
Continue reading the main storyFoto

Un religioso hindú entonaba las plegarias matutinas. CreditBryan Denton para The New York Times
Continue reading the main storyFoto

Peregrinos en la estación de transferencia hacia Prayagraj CreditBryan Denton para The New York Times

En uno de los nuevos campamentos a orillas del río, el Indraprastham Tent City, los huéspedes bebían cafés con leche preparados por baristas afuera de tiendas que costaban hasta 500 dólares la noche. A casi 5 kilómetros del humo y el polvo de Kumbh Nagari, las tiendas de lujo ofrecen una característica poco común en el festival: silencio.

En una zona cercana al río, un grupo de expatriados indios que viven en Shanghái y que estaban visitando el lugar con unos amigos chinos, tomaban un chapuzón y practicaban yoga en una exclusiva zona privada para los huéspedes del campamento de lujo.

Girja Shankar Pandey, de 53 años, comerciante de Allahabad que vende ropa y textiles a los peregrinos visitantes, dijo que los asistentes de este año eran más jóvenes y llevaban un estilo de vida más familiar.

“La generación más joven viene a comprar ropa, a disfrutar de la buena comida”, dijo Pandey. “Al mismo tiempo, traen la fe en su corazón, porque saben que alcanzarán el nirvana en su vida”.

Continue reading the main storyFoto

Un grupo de peregrinos caminaban cerca del río, muy temprano en la mañana. CreditBryan Denton para The New York Times

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.