Un condado de Nueva York prohíbe a niños sin vacunar de sarampión ir a lugares públicos | Sociedad | EL PAÍS

Origen: Un condado de Nueva York prohíbe a niños sin vacunar de sarampión ir a lugares públicos | Sociedad | EL PAÍS

Un australiano de 17 años; una californiana de 8; tres españolas de 14… Chicos que se convierten en héroes y rompen con su fama de apatía

Will Connolly, custodiado por la policía después de estampar, el 16 de marzo, un huevo en la cabeza de un político conservador australiano tras la matanza de Nueva Zelanda. En vídeo, el momento en el que estampó el huevo.

Irritado por ver a la gente joven paralizada, el veterano músico Neil Youngdio una lección al mundo. Estaba en un hotel viendo las noticias de las muertes que Estados Unidos, gobernado en aquella época por George W. Bush, estaba provocando entre la población inocente de Irak. Con lágrimas en los ojos, subió a su habitación del hotel, cogió su guitarra y un lápiz y escribió un disco conceptual antiguerra y anti un mundo que se había vuelto belicista y loco. El álbum se llamó Living with war (Viviendo con la guerra).Young tenía cuando se editó, en 2006, 61 años. Y dijo: “Estos discos los tendría que hacer la gente joven. Esperé un tiempo para ver si alguien lo hacía. Pero no pude más: como ningún músico joven lo hacía lo grabé yo”.

Afortunadamente, unos años después, ya no hay este problema. La gente joven está tomando partido, invirtiendo tiempo, esfuerzo y pasión para que el presente y, sobre todo, el futuro de la humanidad mejore. Estos son algunos de ellos…

– Will Connolly (17 años): el huevo que une a la gente

Quién. Will Connolly, conocido como Egg Boy, “el chico del huevo” (Australia, 17 años)

Por qué está cambiando el mundo. No es exactamente uno de los motores del cambio del mundo, pero sí uno de los ejemplos más claros del modo en el que el mundo ha cambiado ya. Secuencia de los hechos. Se produce una masacre en Nueva Zelanda: un supremacista ataca dos mezquitas en Christchurch y mata a 50 personas. El senador conservador australiano Fraser Anning declara: “Aunque los musulmanes pueden haber sido las víctimas hoy, normalmente, ellos son los perpetradores”. Al día siguiente del atentado, el 16 de marzo, en medio de una comparecencia ante periodistas, un joven –grabando con su móvil a la vez– le estampa un huevo al senador en la cabeza. Anning reacciona con violencia, largándole una bofetada. Se produce un rifirrafe y el joven acaba contra el suelo, inmovilizado por los guardaespaldas del político. El vídeo se hace viral y el mundo convierte al “chico del huevo”, Egg boy, en héroe del día y celebridad instantánea. El adolescente Will Connolly se identifica como Egg boy, que para entonces ya protagoniza memes, artículos o grafitis callejeros. La brutalidad de la reacción del político y sus escoltas y el innegable hecho de que el joven acababa de hacer lo que muchos en sus casas habían fantaseado provoca que una petición en GoFundMe para sufragar los gastos jurídicos a los que tenga que enfrentarse el joven vaya ya por casi 80.000 dólares recaudados (unos 70.700 euros). En una reciente entrevista, el adolescente declara: “Ese huevo ha unido a la gente”. Y anuncia que donará cada céntimo para apoyar a las víctimas del atentado de Christchurch.

Su frase. “Entiendo que lo que hice no estuvo bien. Sin embargo, ese huevo ha ayudado a unir a la gente y se han recaudado miles de dólares para las víctimas. Mi madre está orgullosa de que defienda en lo que creo, pero no está de acuerdo en la forma en la que lo hice”.

Deja un comentario