Combate a marihuana sintética K-2 a través del estado de NY | El Diario NY

Origen: Combate a marihuana sintética K-2 a través del estado de NY | El Diario NY

El gobernador Cuomo anuncia iniciativa de múltiples agencias que incluirá esfuerzos de prevención, educación, tratamiento y participación comunitaria
Combate a marihuana sintética K-2 a través del estado de NY
La agenda busca educar más al público sobre los peligros de estas drogas en nuestras comunidades.

NUEVA YORK.- El gobernador Andrew M. Cuomo anunció el fin de semana un plan estatal integral para combatir los cannabinoides o marihuana sintética, también conocido como K-2.

“Estas sustancias extremadamente peligrosas y mortales están causando estragos en las comunidades de todo el estado, y estamos intensificando los esfuerzos para garantizar que estas drogas permanezcan fuera de las calles y de nuestras instalaciones correccionales”, dijo el gobernador durante el anuncio de la nueva estrategia.

De acuerdo al gobernador, esta agenda de múltiples agencias incluye una amplia gama de esfuerzos de prevención, educación, tratamiento y participación comunitaria, basándose en el compromiso de agregar docenas de cannabinoides sintéticos a la lista de sustancias controladas del estado.

“Con estas nuevas iniciativas podemos educar más al público sobre los peligros de estas drogas y al mismo tiempo continuar asegurándonos de que aquellos que traen este flagelo a nuestras comunidades serán responsables”, agregó Cuomo.

Estas nuevas iniciativas ayudarán a eliminar estas sustancias de la circulación, crearán conciencia sobre los peligros del K-2 y brindarán orientación adicional a los proveedores de atención médica sobre tratamientos efectivos y servicios de recuperación.

“Estamos comprometidos a garantizar la salud y la seguridad de todos los neoyorquinos contra sustancias peligrosas”, dijo la vicegobernadora Kathy Hochul, copresidenta de la Fuerza de Tarea contra la Heroína y Abuso de Opioides del Estado de Nueva York.

Eliminando K-2 de las instituciones correccionales

K-2 es una de las formas más comunes de contrabando introducidas en el sistema penitenciario debido a que es fácil de ocultar para evitar la detección. El Departamento de Correccionales y Supervisión Comunitaria (DOCCS, por sus siglas en inglés) ha tomado medidas agresivas para mejorar sus procedimientos de control de seguridad para evitar la introducción de contrabando en sus instalaciones. A pesar de estos éxitos, a menudo la inteligencia de narcóticos obtenida a través de los esfuerzos de interdicción no se utiliza completamente para informar los esfuerzos externos de investigación, arresto y procesamiento en las comunidades locales donde se originaron los narcóticos.

Además, las unidades de perros detectores K9 han demostrado ser uno de los métodos más efectivos para identificar y eliminar el acceso a las drogas en las instituciones penitenciarias, así como para disuadir a las personas que intentan contrabandearlas en las cárceles. Para mejorar la capacidad del Estado para identificar y eliminar drogas de las prisiones estatales, DOCCS ha agregado dos unidades más K9 a su Unidad de Narcóticos de la Oficina de Investigaciones Especiales (OSI), lo que eleva el número total de equipos OSI K9 a seis.

Entre tanto, Arlene González-Sánchez, comisionada de la Oficina de Servicios de Alcoholismo y Abuso de Sustancias, destacó que los cannabinoides sintéticos altamente adictivos son tóxicos y letales.

“Esta iniciativa se centrará en aumentar la conciencia sobre los riesgos asociados con las drogas sintéticas y proteger a las comunidades afectadas por estas sustancias peligrosas”, agregó la comisionada González-Sánchez.

Estos equipos K9 se utilizan para buscar personal, visitantes y paquetes que ingresan a las instalaciones correccionales, así como para realizar barridos específicos de áreas donde se descubren K-2 y otros medicamentos. Esta inversión complementará los esfuerzos existentes para eliminar los medicamentos y otro contrabando de las prisiones, incluida la implementación de nuevas tecnologías como Cellsense, un detector de contrabando portátil y dispositivos de imagen térmica.

“Bajo el liderazgo del gobernador Cuomo, el Estado de Nueva York continúa tomando acciones audaces y agresivas para proteger al público contra estas sustancias letales. Estas nuevas iniciativas contribuirán en gran medida a proteger a los neoyorquinos que luchan contra la adicción y penalizan a quienes distribuyen este veneno”, dijo el doctor Howard Zucker, Comisionado del Departamento de Salud.

Una larga lucha

El gobernador Cuomo prohibió por primera vez los cannabinoides sintéticos en 2012 a través de regulaciones agresivas de emergencia que permiten al Comisionado de Salud cerrar las tiendas donde se vendieron las drogas debido a la amenaza inminente que representaban para la salud pública. En 2015, el gobernador agregó dos clases adicionales de compuestos a la lista de sustancias prohibidas, que fueron aprobadas por unanimidad por el Consejo de Salud Pública y Planificación de la Salud. En julio de 2016, Nueva York intensificó los esfuerzos de aplicación de la ley en todo el estado para garantizar que las empresas cumplan con todas las leyes aplicables, incluidas las regulaciones de emergencia de 2012 que prohíben la fabricación, venta y distribución de cannabinoides sintéticos.

“Los cannabinoides sintéticos no solo representan un peligro para las personas que los usan, sino también para los agentes de policía que a menudo son los primeros en la escena de una llamada que involucra a alguien que actúa de manera impredecible o irracionalmente”, dijo Michael C. Green, Comisionado Ejecutivo Adjunto de la División de Servicios de Justicia Criminal.

Anteriormente, el gobernador ordenó a la Oficina Control de Estupefacientes del DOH, a la Autoridad Estatal de Licores y a la Comisión de Juegos del Estado de Nueva York que revocaran las licencias de licor y lotería de las tiendas que se encuentran ilegalmente vendiendo K-2.

Conciencia pública y educación

Como parte de esta iniciativa, el Estado está lanzando una campaña de sensibilización y educación pública enfocada en educar a las poblaciones vulnerables sobre los peligros de los cannabinoides sintéticos. Esta campaña incluye un conjunto de herramientas electrónicas que proporciona un conjunto completo de recursos educativos para informar al público sobre los peligros de los cannabinoides sintéticos, así como la publicidad en medios de pago dirigida a ubicaciones en riesgo en todo el estado. Esta iniciativa involucrará a varias agencias estatales que utilizan una estrategia integral para llegar a las poblaciones vulnerables y a los profesionales que las atienden, así como a crear conciencia en las comunidades educativas para llegar a profesionales, estudiantes, padres y tutores de escuelas secundarias y universitarias.

Deja un comentario