EE UU imputa a Assange por la difusión de material secreto y abre un debate sobre la libertad de prensa | Internacional | EL PAÍS

Origen: EE UU imputa a Assange por la difusión de material secreto y abre un debate sobre la libertad de prensa | Internacional | EL PAÍS

La justicia estadounidense presenta 17 nuevos cargos contra el fundador de Wikileaks por la gran filtración de 2010. Hasta ahora le perseguía por la conspiración en el pirateo de los ordenadores del Pentágono

Fotografía de archivo que muestra al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a su salida de un juzgado en Londres
Fotografía de archivo que muestra al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a su salida de un juzgado en Londres EFE

El caso Wikileaks se ha convertido en un examen a la libertad de prensa, consagrada en la Constitución estadounidense. El Departamento de Justicia estadounidense desveló 17 nuevos cargos contra Julian Assange, fundador de dicha plataforma, por vulnerar la Ley de Espionaje tras la masiva difusión de documentos militares y diplomáticos confidenciales en 2010, en lo que fue la mayor filtración de la historia de Estados Unidos. Assange, detenido en Londres desde abril cuando Ecuador le retiró la protección en su Embajada, estaba acusado hasta ahora por conspiración para el pirateo de un ordenador del Pentágono en 2010. Desde hoy, el proceso gira en torno al alcance de la Primera Enmienda de la Constitución, si esta cubre un caso como el de Assange y su portal.

La historia se remonta a la filtración de hace nueve años. La analista de inteligencia Chelsea Manning -entonces Bradley Manning- pasó a Wikileaks un quintal de cables y documentos clasificados que había estado robando y que luego publicaron medios como The New York Times, EL PAIS o The Guardian. Desde 2012, Assange vivía refugiado en la embajada de Ecuador en Londres para evitar responder ante la justicia de Suecia por las acusaciones de violación presentadas por dos mujeres y también para esquivar una posible petición de extradición a Estados Unidos. El mes pasado, Quito cesó el apoyo al australiano y Scotland Yard lo arrestó en respuesta, precisamente, a una petición de extradición de la justicia estadounidense, que en marzo de 2018 le había imputado por el presunto delito de seguridad informática.

Ahora, sin embargo, la justicia estadounidense no solo quiere que Assange rinda cuentas por conspirar en el pirateo de la información, sino también en la difusión, por presunta vulneración la Ley de Espionaje de 1917. Frente a ella, la protección a los periodistas por la Primera Enmienda de la Constitución quedó reafirmada con el caso de los famosos Papeles del Pentágono de 1971, que había publicado The New York Times. La justicia estableció que se debía condenar la filtración de material clasificado, pero no su publicación, al demostrarse que eran ser de interés público.

¿Hay que considerar a Assange periodista?

Así que el futuro de Assange tendrá mucho que ver con si, pese a no ser periodista, se le otorga la consideración (y protección) de tal y a Wikileaks un medio de comunicación en lo que concierne a este caso. Porque esa es la distinción que explica que Manning sí cumpliese pena de prisión por las filtraciones (además del robo). “El Departamento [de justicia] se toma muy en serio el papel de los periodistas en nuestra democracia y los agradecemos”, dijo este jueves a un grupo de reporteros John Demers, vicefiscal general para la división de Seguridad Nacional, “pero Julian Assange –puntualizó- no es un periodista”.

El nuevo documento de acusación, presentado por un gran jurado, alega que a finales de 2009 Assange y Wikileaks solicitaron activamente información clasificada estadounidense” y Manning “respondió a sus solicitudes usando el acceso que sele había garantizado como analista de inteligencia”, entregando unos 90.000 informes relacionados con la Guerra de Afganistán, 800 evaluaciones de detenidos en Guantánamo o 250.000 cables del Departamento de Estado. Aquel material incluía desde abusos de soldados estadounidenses en las guerras de Afganistán e Irak a lo que los diplomáticos investigaban de los líderes internacionales: la salud mental de Cristina Fernández de Kirchner o la vida de Gadafi y su particular guardia femenina.

Manning, que ya en libertad estaba tratando de reorientar su vida hacia la política y el activismo, fue encarcelada el pasado 16 de mayo por negarse a declarar ante un jurado que estaba investigando a Wikileaks.

 

Deja un comentario