El Batman de Paco Roca, al rescate de las librerías de cómic, cuando reabran

Paco Roca, uno de nuestros historietistas más populares, autor de obras como «El cisne negro» o «Arrugas», realiza con «Los héroes siempre vuelven» uno de sus escasísimos trabajos en el género de los superhéroes

El boceto de Paco Roca para el proyecto «Los héroes siempre vuelven» muestra la activación de la bat-señal que alerta al superhéroe y un «anónimo» sanitario con mascarilla

Asier Mensuro

Paco Roca, uno de nuestros historietistas más populares, autor de obras como «El cisne negro» o «Arrugas», realiza con «Los héroes siempre vuelven» uno de sus escasísimos trabajos en el género de los superhéroes.

El autor comenta que lo tuvo claro a la hora de elegir el personaje de su ilustración: sería Batman o, más exactamente, la Bat-señal, lo que le obliga a elegir a este personaje.

Como es sabido, este gran foco luminoso brilla en la noche de Gotham en sus momentos más oscuros. Ante cualquier peligro inminente para la ciudad, el comisario Gordon manda activar la potente señal luminosa, a sabiendas de que sería vista por el Hombre Murciélago; y que con rapidez se pondrá manos a la obra para proteger a la ciudad de cualquier amenaza en ciernes.

Paco Roca altera con ingenio el uso habitual de este gran foco de luz, ya que es el propio superhéroe, junto al comisario, el que lo maneja para pedir ayuda; y, además, sustituye con acierto el icono del murciélago por el de la cruz creada en el siglo XIX por Henry Dunant para identificar a los equipos médicos en zonas de guerra. «No se trata de una amenaza que Batman pueda combatir, se necesita otro tipo de héroes», comenta el historietista.

Paco Roca completa la ilustración incluyendo una figura en primer término, que se ajusta su máscara (perdón, mascarilla); y al cubrir su rostro, convertirse en un arquetipo, en un personaje anónimo que representa a todos los profesionales de la sanidad.

El historietista añade: «Es un homenaje a la sanidad pública. Es algo que está ahí y que no le prestamos la atención debida. Nos resulta invisible en nuestro día a día; incluso hay quien la cuestiona, pero cuando hay una situación tan complicada como la que vivimos en estos momentos, son ellos los que la combaten y nos salvan la vida».


Deja una respuesta