Las obras más raras e inquietantes que ocultan algunos museos

El Museo de Yorkshire reta a instituciones de todo el mundo a compartir a través de Twitter los objetos más extraños de sus colecciones

Modelos victorianos hechos a mano de figuras jugando a las cartas realizadas con patas y garras de cangrejo – MUSEO DEL CASTILLO DE YORK

MADRID Actualizado:02/05/2020 01:20h

Instituciones artísticas de todo el mundo se han implicado en una peculiar batalla en Twitter, compartiendo los objetos más inusuales en sus colecciones bajo el hashtag #CuratorBattle. Lanzada por el Museo de Yorkshire, ubicado en la histórica ciudad de York del Reino Unido, esta campaña ha desafiado a los conservadores de los museos a buscar en sus almacenes y encontrar las piezas «más aburridas», «más bonitas», «más espeluznantes» y «más descaradas», informa «The Art Newspaper».

Lo que comenzó siendo una forma novedosa del Museo de Yorkshire para atraer audiencias online ha llamado rápidamente la atención internacional. Museos como el Hermitage de San Petersburgo, los Museos Históricos Alemanes de Berlín y el Museo de Bellas Artes de Boston se han unido a la campaña en Twitter. Incluso se hicieron eco de la propuesta la CNN y un programa de la BBC en prime time: «Have I Got News For You». La publicación en Twitter ha sido vista ya por 2,5 millones de personas.

El equipo curatorial del Museo de Yorkshire colgó un moño desaliñado del siglo III o IV procedente del entierro de una dama romana, que tiene aún los alfileres puestos. «¿Puedes vencerlo?», retaban desde la red social.

Instituciones como el Prince Edward Island Museum en Canadá y el Museum and Art Gallery Northern Territory en Australia respondieron con un juguete para niños maldito que aparentemente se mueve por sí solo y un murciélago encerrado en una botella. Según Lee Clark, director de comunicación del York Museums Trust, el objeto que todavía les provoca pesadillas a todos es la «sirena» presentada por los Museos Nacionales de Escocia con una cara rosa pastel, ojos gigantes y dientes rotos. #CuratorBattle ha invitado a los museos a acercarse a sus propias colecciones con una nueva perspectiva.


Deja una respuesta