Hallan en China un fastuoso sello de oro de ocho kilos, símbolo del turbulento final de la dinastía Ming

Con 370 años de antigüedad, mide 10 centímetros de largo por 10 de ancho y ha sido descubierto junto a otros 10.000 objetos de gran valor

ABC

Declarado como uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de 2017 en China, Jiangkou Chenyin se encuentra en la rivera del río Min cercana a la ciudad de Meishán, en la provincia de Sichuán. Allí se cree que tuvo lugar una batalla al final de ladinastía Ming, en el siglo XVII.

Después de drenarlo, las primeras excavaciones ya arrojaron miles de objetos de gran valor. En la tercera, que finalizaba el pasado 10 de enero y estaba liderada por el arqueólogo Liu Zhiyan, ha logrado desenterrar un gran tesoro de unas 10.000 piezas, entre las que se encuentran monedas y objetos de gran valor, realizados con oro y otros metales preciosos, según ha publicado la agencia de noticias china Xinhua.

Entre todas ellas destaca un sello, de casi ocho kilogramos de peso y compuesto de oro al 95 por ciento, de acuerdo con el periódico The Times. Con 370 años de antigüedad, mide 10 centímetros de largo por 10 de ancho y cuenta con 2,5 centímetros de grosor.

Over 10,000 relics excavated from Jiangkou stretch of Minjiang River, SW China. The site was listed as one of «China’s top 10 archaeological discoveries in 2017» https://t.co/X09t7GpK2Ipic.twitter.com/NL2yoH6sBh— China Xinhua News (@XHNews) April 30, 2020

En la pieza, que está rota en cuatro trozos, aparece las palabras «Shu Shi Zi Bao», que significa «Tesoro del Príncipe Shu». A juicio de los expertos, esta inscripción prueba que pertenecía a algún miembro de la casa imperial.

Los especialistas creen que fue despedazado deliberadamente cuando cuando la monarquía fue derrocada durante un violento y sangriento levantamiento campesino.

La revuelta fue liderada por Zhang Xianzhong y con ella conquistó Sichuan y Chengdu en 1644 durante la caída de la dinastía Ming. Liu ha afirmado al Daily Mail: «La teoría más plausible es que él tuviera el sello y lo rompiera para simbolizar el fin» de la estirpe imperial.

Textos históricos apuntan a que, cuando Zhang huía en barco de Chengdu en 1646 para escapar de los manchúes (fundadores de la última dinastía china, la Qing), se encontró con una emboscada del general Yang Zhan, leal a la dinastía Ming, en la que perdió alrededor de 1.000 barcos y sus tesoros se hundieron en las profundidades del río Min.


Deja una respuesta