Johnny Rotten, el «anticristo» punk de los Sex Pistols, confiesa que se ha arruinado por amor

El cantante no ha invertido lo que le quedaba de su fortuna en vicios, sino en algo mucho más conmovedor

Nora Forster y Johnny Rotten, en 1979 – ABC

Nacho Serrano

Actualizado:16/06/2020 01:30h

Llegó para destruir el lema de «paz y amor» e imponer el de «vive rápido y muere joven», pero al no poder cumplir el segundo, Johnny Rotten sucumbió al primero sin remedio. En 1979, año de la defunción del punk, John Lydon se casó con Nora Forster, la mujer con la que ha convivido hasta el día de hoy. Hace un par de años el matrimonio hizo público que ella había sido diagnosticada de Alzheimer, pero el cantante no había hablado abiertamente del tema hasta esta semana, en una entrevista concedida al diario británico The Mirror en la que habla del difícil momento económico que atraviesa por los costes médicos del tratamiento, especialmente tras cancelarse la gira de su grupo Public Image LTD por la pandemia. «No ha habido ingresos, así que estoy jodidamente furioso. No importa cuán comunista creas que eres, nada de eso funciona sin un centavo en el banco», confiesa el mítico artista británico.

«¿Por qué pagar a profesionales para que trabajen en esto cuando creo que el mensaje es que un poco de amor es suficiente?», se pregunta Rotten en la entrevista, explicando que ahora es el «cuidador» de su mujer a tiempo completo. «No voy a dejar que nadie se meta con su cabeza. Para mí, la persona real sigue ahí. Esa persona que amo todavía está ahí cada minuto del día y esa es mi vida. Es desafortunado que ella olvide cosas, bueno, ¿no nos pasa a todos? Supongo que su condición es como estar con resaca permanentemente», bromea el autor de «Anarchy in the UK».

El cantante, de 64 años de edad (ella tiene 78), reconoce que la enfermedad «se vuelve cada vez peor, partes de su cerebro almacenan menos memoria y de pronto algunas cosas simplemente se desvanecen», pero que se siente afortunado porque aún sigue reconociéndole. «Es maravilloso cómo los llamados expertos con los que hemos tenido que lidiar han dicho que están impresionados porque ella nunca me olvida. En su mente estamos constantemente el uno con el otro, y eso no lo olvida».

«Jamás la llevaría a una residencia», asegura Rotten, que ya tuvo que afrontar enormes gastos médicos para pagar el tratamiento de la hija de su esposa, Ari Up (fundadora de la banda punk The Slits), y que finalmente falleció en 2010. Desde entonces tiene a su cargo a sus tres hijos, los nietos de Nora, que cuando contó por qué se enamoró de él dijo: «Me enamoré de John porque me sorprendió. Tenía una mala reputación, pero en el fondo era muy dulce».


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.