El mexicano acusado del asesinato de Mollie Tibbetts hace sorprendente confesión durante el juicio

Cristhian Bahena Rivera dijo en el estrado que dos misteriosos hombres encapuchados lo obligaron a manejar hacia la joven y guardaron el cadáver en el maletero

El mexicano acusado del asesinato de Mollie Tibbetts hace sorprendente confesión durante el juicio
Mollie Tibbetts fue asesinada en 2018.

FOTO: DOJPor:Redacción 26 de Mayo 2021

El juicio por el asesinato de Mollie Tibbetts en Iowa sigue arrojando nuevos capítulos. Ahora unos sospechosos hombres enmascarados entraron en escena.

Cristhian Bahena Rivera, el inmigrante mexicano de 26 años acusado del crimen, testificó este miércoles como parte de la estrategia de defensa, y dijo que dos hombres armados y enmascarados lo obligaron a manejar hasta el lugar donde corría la joven universitaria y luego lo dejaron con su cadáver en la cajuela de su auto.

Con ayuda de un traductor, el hispano narró cómo unos misteriosos hombres enmascarados aparecieron en su tráiler el mismo día que Mollie desapareció en julio de 2018.

“El hombre grande traía una pistola y el pequeño tenía un cuchillo”, aseguró Bahena Rivera.

El inculpado dijo que los encapuchados lo amenazaron: “No deberías hacer nada estúpido y todo saldrá bien”.

Según Bahena Rivera, los hombres le dijeron que manejara derecho. “Uno le dijo a otro algo sobre correr”, dijo al tiempo que explicó que sabe lo básico del idioma inglés.

El mexicano aceptó que manejó junto a una corredora, que ahora se ha identificado como Mollie, gracias a videos de cámaras de seguridad de vecino.

“Seguí manejando y ellos me pidieron que regresara”. Según Bahena Rivera, él manejó y pasó tres o cuatro veces frente a Mollie.

Bahena Rivera dijo que en un punto dado, el hombre con el cuchillo bajó del auto, mientras que el otro nervioso le gritó: “Vamos, Jack”.

Cuando el sujeto con el cuchillo regresó 12 minutos después, ellos le dijeron que manejara y luego parara unos 1,000 pies adelante, donde tenía que entregar las llaves.

“Escuché que abrieron el maletero”, dijo y agregó que sintió cómo introdujeron algo pesado y cerraron.

Luego lo dejaron ir y nunca más vio a los hombres.

Según Bahena Rivera, bajó del coche, abrió el maletero y encontró el cuerpo de Mollie. “Primero se movía y luego ya no”.

El inmigrante mexicano dijo que cargó el cadáver que estaba muy pesado y lo tiró en un campo de maíz, donde fue encontrado varios días después por las autoridades.

Según él, lo tapó para que no le diera el sol al cadáver y no notificó a la policía de lo sucedido por miedo.

Mollie Tibbetts desapareció el 18 de julio de 2018. Su cadáver fue hallado un mes después en un campo de trigo en Iowa. Bahena admitió haber visto a Mollie la noche de su extravío, también que le gustó e intentó hablar con ella.

Gracias a Donald Trump, este crimen alimentó la retórica contra los inmigrantes indocumentados y hubo amenazas contra la comunidad hispana de Iowa.

La tensión racial en el estado se elevó a tal punto que grupos de activistas de Iowa denunciaron una campaña de llamadas telefónicas automáticas realizadas por un grupo supremacista blanco que sembró miedo en la comunidad hispana.

Bahena Rivera se declaró no culpable y dijo que su confesión fue obtenida por la policía bajo coerción. En caso de ser culpable podría enfrentar cadena perpetua.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.