Wolf Alice es la banda sonora de un rompecabezas cinematográfico

La agrupación inglesa nos contó acerca de su tercer material de larga duración, ‘Blue Weekend’.POR CARMEN ASCENCIO

WOLF ALICE
Jordan Hemingway

Con un currículum difícil de igualar para un proyecto de poco más de una década, Wolf Alice se perfila para ser uno de los actos que aparecerán en letras grandes de los próximos festivales de música. La banda liderada por Ellie Rowsell solo cuenta con tres EP’s y dos álbumes, sin embargo, el pasado mes de febrero la agrupación estrenó «Last Man On Earth» y con ello dio inicio la era de Blue Weekend

La llegada del tercer disco de  Wolf Alice trae consigo cambios y nuevos horizontes para la banda, es por eso que Joel Amey, Joff Oddie y Theo Ellis hablaron con Rolling Stone México para platicarnos acerca de los momentos detrás del proceso de Blue Weekend y de cómo lograron crear «una exploración cinematográfica» a través de la unión de sus ideas.

«Nuestra parte favorita de presentar un nuevo álbum es probablemente tocar nuevas canciones para las personas, esa es una de las alegrías de hacer música, ver como el público reacciona a ella, o al menos es algo que solía ser», menciona el bajista de Wolf Alice, Theo Ellis. Tres de los cuatro miembros de la banda aparecen en la sala de Zoom desde sus respectivos hogares, Joel Amey y Joff Oddie dejan que Theo tome el control de la situación.

«La primera noche que lanzamos Last Man On Earth dimos una entrevista en la radio y la gente se puso como loca, eso creo que fue lo que nos hizo darnos cuenta lo bien que se siente estar de vuelta desde que sacamos nuestro último álbum», recuerda Theo. Wolf Alice presentó avances del sencillo que inauguró la promoción de su tercer disco a través de mensajes crípticos y representaciones visuales, los fans de la agrupación sabían que estaban muy cerca de escuchar un nuevo material. 

Visions of a Life es el disco antecesor de Blue Weekend, por el cual Wolf Alice recibió reconocimiento internacional dentro y fuera de la crítica especializada, e incluso le llevó a ser acreedora del Premio Mercury, uno de los galardones más importantes entre músicos del Reino Unido e Irlanda. Joel Amey, baterista de la agrupación, define la transición entre estos dos materiales como algo «orgánico y natural» y con una dinámica distinta a las anteriores giras que había realizado la agrupación. 

A diferencia de otros artistas que también publicarán material este año, Wolf Alice escribió Blue Weekend antes de la pandemia, sin embargo, la grabación no pudo ser concluida antes del confinamiento. «El álbum no fue hecho con eso en mente. Empezamos a grabar y llevábamos una semana cuando el coronavirus llegó, definitivamente afectó el proceso de grabación. Estábamos más concentrados, no podíamos hacer nada más, estábamos literalmente encerrados en un estudio, incluso nos pasábamos días ahí, cuidamos el detalle de las cosas como no lo habíamos hecho antes», dice Joff Oddie, guitarrista y uno de los dos miembros fundadores del proyecto.

«Una de las primeras cosas que hacemos como banda es algo así como no parar de compartirnos ideas en las que hemos estado trabajando cada uno de nosotros, nos las enviamos por correo electrónico y después seleccionamos las que más nos gusten de cada uno y luego nos reunimos cara a cara», continuó Ellis para explicar cómo es que Wolf Alice logró una consistencia dentro del sonido de los temas. «Esa es probablemente la manera en la que empezamos a compartir el ADN de cada una de las canciones, cuando nos sentamos a tocarlas desde nuestras computadoras, sentados todos juntos, de ahí viene nuestra consistencia, de alguna otra manera sería horrible». 

La era de Blue Weekend está rodeada de una atmósfera cinematográfica que desde el comienzo se pudo apreciar a través de los visuales compartidos por Wolf Alice, así como en los videos musicales que tienen una estética similar a la que fue presentada en la portada del disco. Sin embargo, el concepto trascendió a la parte sonora, de manera que algunas de las canciones encajan perfectamente en una cinta, al mismo tiempo que el material en su totalidad tiene los elementos suficientes para desarrollar una narrativa completa. 

«Blue Weekend es la unión de diferentes ideas, es una forma muy agradable de describirlo, pero creo que Ellie también tiene una increíble habilidad para contar historias emotivas y algunas de ellas tienen una descripción cinematográfica que se emplea de una manera muy hermosa para describir emociones. Es la exploración cinematográfica de una unión de ideas», explica Theo. «Tal vez suene pretencioso, pero creo que probablemente eso es lo que es». Joff parece estar de acuerdo con la descripción de su compañero, así como el resto de Wolf Alice. 

El álbum viene de lo que Wolf Alice define como «un lugar cercano» de cada uno de los integrantes. «Probablemente uno de los aspectos más bellos de hacer música es cuando escuchas una canción de la que fuiste parte y toma un significado diferente dependiendo de dónde la toques o dónde estés. Ellie tiene un estilo muy bello donde habla de una manera humana acerca de asuntos con los que cualquiera puede identificarse. Estas canciones tienen bastante valor emocional», comenta Theo. 

“Es la exploración cinematográfica de una unión de ideas”.

«Ellie dijo que Last Man on Earth llegó naturalmente a ella, llegó y se quedó, fue muy fácil para ella escribirla desde una perspectiva creativa», continúa el bajista. «Nos mantuvimos cercanos a la identidad original de la canción. Y con ‘Play The Greatest Hits’ también fue muy fácil, fue una sensación instantánea en términos de que sabíamos cómo queríamos que sonara, esta fue la que salió más rápido en cuanto a la composición, hablando desde nuestra perspectiva».

Sin embargo, Joel Amey aclara que no todo en el proceso fluyó de la mejor manera mientras trabajaban. «La primera toma de Lipstick On the Glass fue asombrosa, Ellie nos la envió. Por lo general hacemos varias versiones de las canciones donde nos gusta que se respeten todas nuestras ideas y luego un productor se involucra y las cosas cambian. Pero Lipstick On the Glass evolucionó bastante en el estudio, incluso cuando el coro ya existía, pienso que por eso nos costó demasiado trabajo. Nos tomó tiempo, tres sets diferentes de batería, diferentes técnicas que iban en el coro y cosas así, nos esforzamos con esta canción». 

«Yo espero que las canciones se queden con las personas por diferentes razones que no puedo explicar, no puedo poner palabras en la boca de esas personas. Solo esperamos que signifique algo para ellas», añade Joff Oddie. Tal parece ser que los fanáticos de Wolf Alice se encuentran satisfechos pues, gran parte de las fechas a lo largo de Europa ya se encuentran agotadas, la agrupación incluso se dio la tarea de agregar una segunda fecha para algunos recintos.

«Será demasiado», dice Joel Amey acerca de los planes de Wolf Alice para las presentaciones en vivo. «Hemos estado tocando con un buen amigo de nosotros, lo cual es muy divertido porque estamos agregando sangre fresca a la banda, es muy agradable ver cómo se va dando. Ahora tengo una tabla de pedales y un gran equipo de batería. Nos tomamos el tiempo de conseguir las cosas para las presentaciones, puede que en el verano hagamos más pruebas para ver qué sirve y qué no. Esperamos que podamos tocar en vivo y hacer cosas como esas, trataremos de replicar esa vibra cinematográfica con visuales geniales. Pero todavía no sabemos cómo será exactamente». 

El lanzamiento de Blue Weekend trae consigo ciertas expectativas porque Wolf Alice fue la revelación en 2018 al ser el artista galardonado con el Premio Mercury por Visions of a Life, derrotando a contrincantes como Arctic Monkeys con Tranquility Base Hotel & Casino, Florence + the Machine por High as Hope o Noel Gallagher’s High Flying Birds con Who Built the Moon?. A pesar de esto, la banda no siente tal presión por cumplir con lo que espera el público. «No esperamos mucho, cuando lanzas un disco no sabes qué esperar y es parte de la belleza y la emoción de sacar música», dice Theo. 

«El Premio Mercury ayudó a que nuestra música llegara a un público que no necesariamente nos habría descubierto de manera natural y eso es asombroso, y probablemente nos ponen en otra categoría. No sabemos qué esperar, probablemente también estamos un poco nerviosos, especialmente por el recibimiento que tuvo ‘Last Man on Earth’. Nunca sabes qué esperar, es más, nunca hay que esperar nada de nadie». El resto de Wolf Alice simplemente ríe ante la lección de vida compartida por su compañero.

Te puede interesar: Cómo Royal Blood reinventó su sonido en ‘Typhoons’, su más reciente material

Para Wolf Alice, Blue Weekend es prácticamente el mundo en el que vive la banda después de poner los esfuerzos mencionados anteriormente. «Estamos atrapados en el fin de semana azul y es lunes. No blue monday, eso ya es otra cosa», bromea Ellis al comparar el término adjudicado a lo que su conoce popularmente como el día más triste del año. 

«Algo en lo que creo que todos nos podemos sentir identificados es que tuvimos que enfrentar la adversidad, tuvimos pánico de enfrentar quienes somos, lo que buscamos, y terminamos con un sentimiento que es más grande de lo que era antes», agrega Joff. Joel, al sentir que sus compañeros ya habían expresado sus propias opiniones simplemente asiente. «Me quedo con sus dos respuestas. No puedo competir contra ellos». 

Mientras el futuro aún permanece incierto, Wolf Alice podrá disfrutar de los resultados de un proyecto en el que ha trabajado durante años. Además, la banda tiene que descubrir una manera para volver a hacerle justicia a los 11 temas que integran a Blue Weekend y tiene como última misión encontrar una manera de replicarlo en sus próximas puestas en escena. 

Escucha aquí el nuevo álbum de Wolf Alice, Blue Weekend:


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.