El saqueo de París

Un líder cuestionado
Y un colega francés me hizo notar que, por lo que vio en la televisión y en internet, estos ‘chalecos’ son todos blancos, y eso que en sus sectores profesionales, en Francia, abundan personas con tonos de piel muy variados. Y una especie de odio totalmente personalizado contra Macron, no contra tal o cual ministro. Algunos expertos apuntan a una crisis de un liderazgo demasiado personal, demasiado acelerado y en ocasiones demasiado impertinente, como cuando el presidente le responde en un tono muy arrogante, a un joven manifestante que le decía que cuesta encontrar trabajo: “¿Trabajo? Cruce conmigo esta calle y le encuentro trabajo en un momento”. Si Macron no endereza esta parte de su estilo, que recuerda cada día más al engreído Sarkozy, no se sabe si su poder se debilitará, pero sin duda perderá autoridad.

Continuar leyendo …