América, armada | Estados Unidos | EL PAÍS

La adhesión de los estadounidenses a las armas tiene que ver, en parte, con particularidades del país. Scott Porter habla de su pasión por la caza y otros muchos ciudadanos, de la necesidad de autodefensa, un sentimiento que emana de esa cultura individualista tan arraigada en la sociedad, inclinada a pensar que el Gobierno no estará allí para ayudarles si las cosas se ponen feas. Los activistas suelen citar un ejemplo: ¿Se le puede prohibir tener un fusil a una familia que vive aislada en una casa, con el policía más cercanoa 40 minutos en coche? Hay millones de personas en una situación así. Pero, para los más nacionalistas, este derecho es un asunto identitario y cualquier crítica al respecto se interpreta como una amenaza al estilo de vida americano, idea que azuza la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA, en sus siglas en inglés), gran muñidora del argumentario proarmas.

Continuar leyendo …