Cine de autor y de apoyo a los directores más jóvenes | Cataluña | EL PAÍS

Diez días “de festín de buen cine dirigido a un público diverso como es el barcelonés”, apuntaba el director del D’A, Carlos R. Ríos. Fiel a su idea, el Festival de Cine de Autor quiere “apoyar a los directores jóvenes con talento y acercar un cine no comercial al gran público”, añadía. Con más o menos margen de error, el 60% de la creación cinematográfica que pasa por las pantallas del D’A no llega a las salas. Prueba de la voluntad de ser un empujón a la autoría más joven es que este año la sección Talents, la competitiva y dotada con un premio de 8.000 euros, está dedicada a directores que cuenten con dos películas como máximo en su filmografía: “es claramente donde apostamos por los nuevos nombres, o menos conocidos”, comentaba el director del festival. En ese apartado se exhibirán 16 cintas, algunas ya con un paso por otros festivales, como Con el viento, ópera prima de Meritxell Colell, que se estrenó en la Berlinale, o A estación violenta, su primer proyecto de Anxos Fazáns, basada en una novela de Manuel Jabois. Como también lo es More, del turco Onur Saylak, que fue premiada en el Festival de Cine de Valladolid. En la misma sección se encuentran títulos de directores emergentes como el argentino Pablo Giorgelli con Invisible, que aborda el tema tabú del aborto en Argentina, Person to person, del director norteamericano Dustin Guy Defa, una película definida por el D’A como “film indie del año” o Tiempo compartido, una sátira feroz de la clase media de Mexico de Sebastián Hoffman.

Continuar leyendo …

‘Disobedience’, un pulso entre el deber y el deseo | Cultura | EL PAÍS

Con la adaptación de la novela de Naomi Alderman, Lelio lo logra una película conmovedora, aunque menos imprevisible que Una mujer fantástica. Todas las elecciones conllevan sacrificios y McAdams, nominada al Oscar por Spotlight, brilla en su papel de esposa desorientada. Esti aceptó casarse con Dovid, el discípulo del rabino, después de que Ronit escapase de la comunidad y ha volcado toda su pasión en la enseñanza. Ronit vive en la cosmopolita Nueva York, donde rehizo su vida como fotógrafa y rompió todo vínculo con su padre. Pero al enterarse de su muerte, no logra aplacar el golpe desde lejos y decide regresar a casa.

Continuar leyendo …