Isabel Muñoz, como plástico en el agua | Cultura | EL PAÍS

Para poder fijar con su cámara “el misterio de lo que hay bajo las aguas”, Muñoz aprendió a bucear como una experta. “Al fin y al cabo, los humanos somos agua”, apunta. A una profundidad de entre 3 a 5 metros y en mares cristalinos, Muñoz pasó en remojo jornadas de hasta 12 horas, en las que se comunicaba mediante signos con sus retratados, para indicarles cómo quería que se movieran. “A veces, teníamos que subir a la superficie porque era imposible entendernos”, recuerda. Así logró congelar saltos y piruetas de bailarina, un hombre con los brazos abiertos como un crucificado o desnudos envueltos en la sensualidad del plástico. Muñoz se ayudó de dos flases para potenciar la débil luz solar que deja pasar el agua y para contrarrestar la lente de la carcasa que protegía a la cámara.

Continuar leyendo …

Galicia salda su deuda con Man, el ermitaño que murió con el ‘Prestige’ | España | EL PAÍS

Los continuos saqueos del refugio tras la muerte de Man han acabado también con muchas de las reliquias que él colgaba con hilos de las vigas del techo. Creaba sus esculturas con todo lo que le regalaba la marea, desde esponjas hasta huesos de mamíferos marinos; desde maderas y restos de naufragios hasta redes de pesca y botellas de lejía. Pero sobre todo trabajaba con los “bolos”, las piedras redondeadas por el mar que aquí forman unas playas que no son de arena llamadas “coídos”.

Continuar leyendo …