Viajar a Europa: 24 horas en Copenhague, en busca de la felicidad | El Viajero | EL PAÍS

Delincuencia y marginación eran dos términos que hace una década estaban asociados al barrio de Norrebro (1). Nada que ver con la actualidad del distrito más multiétnico de Copenhague, donde conviven más de 50 nacionalidades diferentes. Ahora es una de las zonas más modernas y tranquilas de la ciudad. Tiendas de ropa de segunda mano, bares y tabernas, panaderías artesanales y cafeterías salpican la zona. La avenida Jaegersborggade es el epítome de ese nuevo Norrebro, una calle perfecta para comenzar la mañana con un buen porridge (gachas), plato de origen británico pero muy famoso en Dinamarca elaborado a base de cereales hervidos mezclados con leche, crema o yogur y al que se le pueden añadir todo tipo de frutas. El café Grod (2)(Jaegersborggade, 50) es un buen lugar para probar este sabroso desayuno. Dejando atrás el paraíso multicultural, y tras cruzar el puente de la Reina Luisa (3), de finales del siglo XIX, se llega al mercado de Torvehallerne (4) (Frederiksborggade, 21). Conocido como la despensa de Copenhague, por sus 60 puestos pasan cada día miles de personas en busca de productos frescos o ya ­cocinados.

Continuar leyendo …