Lou Andreas-Salomé: La mujer futura | Cultura | EL PAÍS

La Lou Andreas-Salomé de Cordula Kablitz-Post se enmarca en el contemporáneo contexto de la reivindicación militante de figuras femeninas cuya importancia se ha visto relativizada por su proximidad a relevantes personajes masculinos. Aquí, no solo Nietzsche y Rée, sino también Rilke y Freud funcionan solo en tanto que oraciones subordinadas a ese vector de desafío y modernidad que fue la autora de Friedrich Nietzsche in seinen Werke. En su primer largometraje de ficción, Kablitz-Post coloca a una madura Andreas-Salomé en el centro de la reconstrucción de su propia vida, mientras el fuego nazi intentaba reducir a cenizas la cultura judía. Con discutibles recursos estilísticos –esas feas postales tridimensionalizadas- y propósito didáctico, la película parece confirmar, no obstante, que Andreas-Salomé sigue condenada a que, antes que en sus ideas, el énfasis se ponga en lo que le sucedía –o lo que decidía- de cintura para abajo.

Continuar leyendo …

Have a nice day: Nocturno de codicia | Cultura | EL PAÍS

La animación de Jian Liu da aquí un paso hacia el realismo, evocando el trazo de la colaboradora de la revista Métal Hurlant Chantal Montellier, autora de obras como Feliz navidad para Andy Gang o Shelter: la expresividad de los personajes o el dinamismo de sus movimientos no parecen importar tanto al cineasta como la meticulosidad con que reproduce un ambiente urbano de pesadilla noir, recorrido por un estólido sentido del humor que podría considerarse la respuesta zen a la tradición tarantiniana.

Continuar leyendo …

Moralidad de la mirada | Cultura | EL PAÍS

Tugdual no es el único portador de una desconcertante, transformadora sabiduría vital en Ganar al viento: Camille, otro niño con neuroblastoma, suelta con pasmosa serenidad que está enfermo desde que se hallaba en el vientre materno y que solo dejará de estarlo cuando muera. No hay atisbo de dolorosa resignación en sus palabras. En otros casos, los niños filmados por Julliand se revelan capaces de neutralizar, a través de un lenguaje entre candoroso y poético, las resonancias siniestras de su diagnóstico: Charles, de nueve años de edad, prefiere decir que su piel “es tan frágil como las alas de una mariposa” antes que hablar de la epidermólisis bullosa que condiciona su día a día.

Continuar leyendo …

‘100 días de soledad’: La llamada de lo salvaje | Cultura | EL PAÍS

Es la obstinación de José Díaz por lograr un paraíso íntimo, inmerso en la esquina salvaje de nuestro mundo, en el parque natural de Redes, en Asturias, y legar sus sensaciones, su misterio, su respiración, sus dudas y sus certezas a través de una película documental rodada exclusivamente por su persona: 100 días de soledad, una experiencia cinematográfica y humana. Paradójicamente armado de los utensilios de la modernidad —cámaras fijas, go-pro, teleobjetivo, cámara-dron, palo de selfi—, para poder apresar y trasladar el sonido del silencio y la visión de lo oculto, Díaz desarrolla una experiencia física y mental, y en un aislamiento autosuficiente: unas gallinas, un pequeño huerto, una colmena, un caballo y poco más.

Continuar leyendo …

Marea humana: El éxodo contemporáneo | Cultura | EL PAÍS

Desgraciados clásicos del éxodo global del siglo XXI como Lesbos, Idomeni, la frontera húngara, el muro de México y la llamada jungla de Calais; países tan distantes como Afganistán, Grecia, Siria, Bangladesh, México, Francia, Estados Unidos, Turquía y Kenia. En todos esos lugares han estado Weiwei y su equipo, con excesiva presencia en pantalla del artista chino, filmando la trágica situación del mundo actual. Y, casi como no podía ser de otro modo, las imágenes impresionan. Instantes que van reflejando la dignidad humana y la (falta de) solidaridad, el desconcierto y la lucha, la vida y la muerte, que se van mezclando en su estructura itinerante con titulares de periódico sobreimpresionados en la pantalla, con cifras oficiales y con versos de poetas de todo el espectro literario, junto a entrevistas a mandatarios y trabajadores de diversas organizaciones no gubernamentales.

Continuar leyendo …

Una aventura esteparia | Cultura | EL PAÍS

Celestial Camel es una película de aventuras purísima, con su camino iniciático, sus encuentros azarosos –que incluyen una pequeña epifanía romántica, un remanso reflexivo en compañía de un joven lama y sus considerables dosis de picaresca superviviente al lado de un joven ladrón- y un buen control de la tensión narrativa apoyado en el contraste entre el camino del héroe (a la fuerza) y las penurias de ese animal baqueteado por los torpes trámites de los profesionales del cine. Yuriy Feting no esquiva en todo momento los peligros de caer en un cierto esteticismo folklorista, pero no subestima su relato y no descuida las exigencias del género en el que inscribe esta historia, cuya aparente ingenuidad no es más que un transparente intento de sintonizar con la mirada de su protagonista. Sólo cabe confiar en que el manejo de los animales haya sido más irreprochable de lo que muestra la ficción.

Continuar leyendo …

La cena: Estrategias en la batalla de la vida | Cultura | EL PAÍS

Un subtexto que Koch como novelista y Moverman como director y adaptador enlazan con el interesantísimo personaje interpretado por Steve Coogan, uno de los padres, profesor de Historia con evidentes desequilibrios mentales, especialista en la batalla de Gettysburg, clave en la Guerra Civil estadounidense, y hermano del otro padre implicado, político de grandes aspiraciones de poder. Una guerra civil familiar, también con componentes racistas, que llega hasta los hijos adolescentes, herederos en cierto modo de aquellos terratenientes esclavistas.

Continuar leyendo …

La herida: Sudáfrica, modernidad y salvajismo | Cultura | EL PAÍS

Con una animalidad en los comportamientos que, en ciertos aspectos, puede recordar al tratamiento de la homosexualidad en ambientes muy distantes en el espacio pero de semejante raigambre tradicional, caso de Brokeback mountain, La herida apela a la descripción detallista, al retraso de la información —es en los últimos minutos donde acaban de verbalizarse los conflictos y donde se acumulan las acciones en torno a la tragedia—, y a la minuciosidad de los aspectos más físicos, lo que lleva a que su relato pueda convertirse en una continua cuesta arriba de complicada digestión.

Continuar leyendo …