Y se hacen llamar de izquierdas

La noticia de este apoyo por parte de autores de talla europea apenas ha entrado en el radar de los medios de comunicación españoles, pero eso no es novedad. Lo que cuesta más de entender es que, a día de hoy, todavía no haya suscitado -que yo sepa- gestos similares por parte de los escritores españoles. De vez en cuando alguna voz valiente sobresale para denunciar que el gobierno y el sistema judicial españoles son parte del problema, y ​​no la solución, como han hecho Cristina Fallarás o, hace unos días, en un artículo en este diario, Clara Usón. Pero son voces demasiado aisladas.

Continuar leyendo …