Despedida una doctora por dar una receta que le salvó un trasplante a un joven | Internacional | EL PAÍS

García Espinoza, por ejemplo, no podía esperar: necesitaba tomar cada 12 horas pastillas que inhibiesen que sus propio organismo atacase el riñón que le trasplantaron. “Si un paciente suspende abruptamente los medicamentos es muy probable que llegue a tener la pérdida de las funciones del trasplante”, expone la presidenta de la SMT. “Lo que hizo la doctora Medeiros fue un acto de humanitarismo. Ella sabe perfectamente que si un paciente receptor se queda sin los medicamentos puede tener un rechazo del órgano trasplantado”, añade.

Continuar leyendo …