Viaje al país más feliz del mundo | El Viajero | EL PAÍS

Las opciones de entretenimiento en la zona son muy variadas: experimentar la rutina en una granja de ovejas ayudando con las labores cotidianas de la misma, ir a coger bayas o setas (en temporada), zambullirse en las gélidas aguas de los lagos, rutas en bicicleta o caminando, cruceros en barco y esquí en invierno. También se puede —y quizá sea esta la opción más popular entre los finlandeses— alquilar las instalaciones de una sauna durante un día para un grupo de amigos.

Continuar leyendo …

Finlandia es el país más feliz del mundo y Burundi, el más triste

El estudio clasifica a 156 países según su Producto Interior Bruto (PIB) per cápita, el apoyo social, la esperanza de una vida sana, la libertad social, la generosidad y la ausencia de corrupción. La investigación deja varios titulares: que Finlandia es el país más feliz del mundo, que Burundi es el más triste y que los estadounidenses se están volviendo más infelices, a pesar de que su país se enriquece, a pesar del llamado sueño americano. España ocupa el puesto 36 de la clasificación. El dossier explica que nuestro país, igual que otros del Mediterráneo como Italia, Portugal y Grecia, se ha visto penalizada por la crisis económica mundial.

Continuar leyendo …

Yale da clases para ser feliz – Español

“Muchos de nosotros estamos ansiosos, estresados, infelices, adormecidos”, dijo Alannah Maynez, de 19 años y estudiante de primer año. “El hecho de que haya tanto interés en esta clase muestra lo cansados que están los estudiantes de entumecer sus emociones, tanto positivas como negativas, para enfocarse en el trabajo, en el siguiente paso, el siguiente logro”.

Continuar leyendo …

La cultura sí da la felicidad

Si la cultura nos hace más felices como individuos y como sociedad, manejar más información como la que se dibuja en este estudio puede ayudar también a diseñar estrategias alrededor de la cultura. “Muchas ciudades, sobre todo las europeas, tienen una larga tradición de apoyo al arte público y, por extensión, al arte urbano (siendo Roma el ejemplo histórico por excelencia), así como a las artes y tradiciones locales (fiestas y celebraciones), reconociendo el aspecto lúdico que tiene toda cultura, lo cual no debe ser olvidado en las nuevas políticas públicas en relación con la felicidad”, concluye el informe.

Continuar leyendo …

Luis Racionero: “Incluso la buena vida requiere un esfuerzo”

El arte ha de tener unos criterios, como los hay en el Tratado de pintura de Leonardo Da Vinci o en el De pictura, de Leon Battista Alberti. Por supuesto, luego se pueden cambiar. Pero lo que no se puede hacer es permitir que cualquier desaprensivo diga que algo es arte porque sí. Simplemente ha de hacer tres cosas: exhibirlo en ciertas galerías de postín, conseguir que un millonario lo compre, y luego hacer que unos críticos digan que es muy bueno. Estas tres cosas no tienen nada que ver con la obra de arte en sí misma. Todo se puede resumir hoy en una maniobra de relaciones públicas.

Continuar leyendo …