El grupo de la gente corriente

Ante todos ellos un grupo que parece tener el ego razonablemente domesticado, como corresponde a quien no se emborrachó de popularidad. Dos ejemplos: en la penúltima canción, El poeta Halley, Joan Manel Serrat participó desde la enormidad de la pantalla del escenario, y en la última, Planeador, Iván Ferreiro se sumó a la banda. Nadie, nunca, comparte el final de una actuación a menos que se trate de un concierto benéfico. Love Of Lesbian lo hacen. Y carecen de sentido del ridículo y Santi Balmes se pone un sombrero de copa cómico, y se queda con el torso desnudo sabiendo que no lo tiene para sacar pecho, y no hacen un Sant Jordi pudiéndolo hacer —han llenado dos Sant Jordi Club agotando entradas hace días— porque van poco a poco. Porque son gente de épica doméstica, porque son el grupo de la gente corriente.

Continuar leyendo …