‘Garage’: Las obreras se ríen del machista mundo del motor | Cultura | EL PAÍS

La pelea de las mujeres para hacerse respetar aún continúa en un sector que se delata al dirigir su publicidad casi exclusivamente a los hombres, subraya Falque. Cuando hace solo un par de años ella se convirtió en la única mujer de uno de los proyectos de su empresa, se pasó “tres meses gritando por teléfono” para que sus 15 compañeros dejaran de ignorarla: “No me ponían ni en copia de los correos”. Aida Portela, extrabajadora del sector, revive en Garage lo que era el turno de noche hace una década. Cuenta que también trabajó un tiempo montando salpicaderos, pero salió “escaldada”: “Tuve problemas con un superior directo que me pidió para salir, yo me negué y tuvieron que cambiarme de zona”.

Continuar leyendo …