Un adolescente descubre en Alemania un tesoro de un rey vikingo del siglo X | Cultura | EL PAÍS

Jantzen y su equipo enseguida comprendieron que había que planear una excavación. Desde entonces, han pasado casi tres meses en los que ha habido que esperar a que el tiempo mejorara, a reunir a un equipo suficiente de voluntarios para excavar y a regularizar los permisos con el dueño del terreno agrícola donde se encontró el tesoro. “Hemos tenido que mantener los planes en secreto durante todo este tiempo para evitar que vinieran los ladrones”, explica Jantzen.

Continuar leyendo …