“No hemos avanzado lo suficientemente rápido para crear un país no racista y próspero” | Internacional | EL PAÍS

Pregunta. Sudáfrica acaba de cerrar casi una década de presidencia turbulenta de Jacob Zuma. ¿Cómo ha dejado el país?

Respuesta. Creo que los sudafricanos han entendido que parte de lo que ha pasado durante los años de Zuma es el arraigo de la corrupción en el Gobierno y en la sociedad. Se llegó a un secuestro del Estado, con una familia concreta de empresarios [los Gupta] que se hizo tan importante que tomaba decisiones en nombre del Gobierno. Ellos le decían qué hacer, y él lo hacía. De ahí surgen dos problemas: la corrupción en el Gobierno y la sociedad, y un debilitamiento del Ejecutivo, en cierto sentido una negación de su papel

Continuar leyendo …