La Fura dels Baus indaga en el amor suicida de Wagner | Cultura | EL PAÍS

Una ópera con una seria dificultad para cualquier director de escena: dura cuatro horas y no existe apenas acción. “Es reflexión pura. El reto está en volcar toda la trama sobre la introspección de los personajes y que se haga corto”. Para eso también juega su papel la música. Una partitura que es auténtico thriller. “No da respiro. La transparencia de sonido y orquestal debe ser absoluta, sino corres el riesgo de crear un galimatías”, afirma Pons.

Continuar leyendo …