El horror sin fin de Boko Haram

A su habitual táctica de guerra de guerrillas, con ataques rápidos y efectuados con pocos milicianos, los yihadistas han añadido el uso de “suicidas” para mantener su poder de desestabilización. En los últimos seis años, Boko Haram ha enviado a 434 personas, la mayoría mujeres y niñas, a hacerse explotar con cinturones bomba en cuarteles militares, campos de desplazados, mercados o mezquitas. Según un estudio sobre el grupo nigeriano de Combating Terrorism Center junto a la Universidad de Yale, la banda incrementó de forma radical el uso de estos ataques suicidas, que han provocado 2.300 muertos, desde el secuestro de las niñas de Chibok en el 2014. La razón principal: la publicidad. Según el informe, la indignación mundial por el secuestro de las 219 niñas y la campaña viral Bring Back Our Girls, convenció a la facción liderada por Abubakar Shekau de incrementar el uso de niñas-bomba. Los secuestros masivos crecieron en paralelo. El Gobierno de Nigeria estima que en los últimos tres años unas 10.000 mujeres y niñas han sido secuestradas y la ONU sitúa la cifra en al menos 4.000.

Continuar leyendo …

Irak disputa en casa su primer partido internacional en casi tres décadas | Blog Mundo Global | EL PAÍS

Y es que desde que Saddam Husein invadiera Kuwait en 1990, la FIFA vetó la celebración de partidos oficiales en Irak y sus futbolistas se veían obligados a jugar fuera de su país en todas las competiciones internacionales. Después, la violencia que siguió a la ocupación estadounidense de 2003 hizo fracasar un intento de levantar la prohibición en 2012, ya que hacía muy peligrosa la visita para cualquier equipo rival. La victoria sobre el Estado Islámico (ISIS) anunciada por el primer ministro, Haider al Abadi, a finales del año pasado y la progresiva estabilización de Irak, han permitido que ahora la FIFA reconsidere su veto.

Continuar leyendo …

Una mujer casada con un yihadista sin saberlo relata el calvario que sufrió

La autora asegura que, tras la detención de su marido, empezó a seguirle gente por la calle e, incluso, un hombre se acercó a su hija en el colegio llamándola por su nombre y apellido. Pero también es consciente de que la privación de libertad de su marido –que fue sentenciado en 2015 a ocho años de cárcel- acabará un día no muy lejano.

Continuar leyendo …